Se llama Kengoro, es un humanoide robot japonés y sabe hacer flexiones, abdominales y ejercitar las piernas.

Flexiones, abdominales, dominadas… Puede ponerse de puntillas y su anatomía es clavada a la de un humano de verdad. Sus músculos están llenos de pequeños orificios por los que Kengoro expulsa vapor para mantenerse fresco, ya que su cuerpo se calienta cuando ‘va al gimnasio’, de modo que el humanoide suda.

Su creador, Masayuki Inaba, de la Universidad de Tokio, se ha esforzado en que Kengoro imite con el mayor grado de perfección posible los movimientos de los humanos. Él y su equipo aseguran que tiene seis veces más libertad de movimiento que cualquier otro robot.

Caja torácica, columna vertebral, articulaciones giratorias… Sus músculos artificiales son lo suficientemente fuertes como para que Kengoro pueda ponerse de puntillas o hacer flexiones y sus piernas están equipadas con baterías gracias a las que Kengoro puede hacer ejercicio durante 20 minutos sin parar.

Los avances con Kengoro fueron publicados en la revista Science Robotics. La intención de este equipo de investigadores es diseñar humanoides que sean cada vez más parecidos a las personas en apariencia y libertad de movimiento.

Compartir: