En las cuatro décadas que va del triunfo de la Revolución Islámica de Irán, el país persa se ha convertido en un polo mundial en las esferas científica y tecnológica, gracias a sus avances nacionales e internacionales en diversas ramas de la ciencia.

En las cuatro décadas que va del triunfo de la Revolución Islámica de Irán, el país persa se ha convertido en un polo mundial en las esferas científica y tecnológica, gracias a sus avances nacionales e internacionales en diversas ramas de la ciencia.

Gracias a las tentativas de los científicos iraníes —que han ganado un gran número de premios internacionales— la República Islámica ha conseguido ocupar los primeros puestos en varios rankings, como el de la producción científica (15.º), el crecimiento de ciencia (1.º), la producción científica entre los países islámicos (1.º) y la publicación de artículos de la nanotecnología (4.º), según Hispan TV.

Desde la victoria de la Revolución Islámica ante el régimen del shah Mohamadreza Pahlavi (1979), las autoridades iraníes han tratado de aplicar la ciencia en el desarrollo industrial nacional cuyos efectos también benefician a todo el mundo, si se tiene en cuenta las contribuciones significativas de los investigadores iraníes a la comunidad científica internacional.

El país persa ha aprovechado la energía nuclear para producir el combustible, entre otros fines pacíficos, aún con ciertas limitaciones impuestas desde el extranjero a cambio del levantamiento de las sanciones antiiraníes, dentro del marco del acuerdo nuclear, conocido internacionalmente como el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

Irán ocupa el cuarto lugar en cuanto a la producción científica de la nanotecnología. Desde el año 2005 el país está adoptando medidas para comercializar esta tecnología y promover el mercado de la exportación, pues la nanotecnología es clave en el presente siglo y puede contribuir a la creación de nuevas industrias en el mercado.

En la esfera aeroespacial, el logro que más llamó la atención del mundo fue el lanzamiento en 2013 del cohete sonda “Kavoshgar 6” también denominado “Payuhesh” (investigación) que transportó al espacio al segundo mono astronauta iraní, de nombre “Fargam”.

En 2007, tras siete años de duro trabajo, los científicos iraníes presentaron una medicina inyectable de hierba “IMOD” que cura el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (Sida).

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 6 = 1