Las tropas iraquíes, apoyadas por las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), han perseguido a los terroristas de ISIS (Daesh, en árabe) hasta las fronteras que comparte el país con Arabia Saudí, en un intento por impedir su huida.

Las tropas iraquíes, apoyadas por las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), han perseguido a los terroristas de ISIS (Daesh, en árabe) hasta las fronteras que comparte el país con Arabia Saudí, en un intento por impedir su huida.

El general de división del Ejército iraquí Mahmud al-Falahi ha explicado este sábado que esta masiva operación antiterrorista busca impedir la huida de los extremistas takfiríes apostados en el desierto occidental de la provincia de Al-Anbar (oeste) hacia las fronteras, informó Hispan TV.

La gran operación asimismo, busca eliminar bastiones de esta banda extremista instalados en esta zona fronteriza, luego de haber perdido las tierras que controlaba en Irak.

Para materializar este objetivo, las fuerzas de Al-Hashad Al-Shabi, de la Policía y del Ejército iraquí, en cooperación con los guardias fronterizos y la aviación del país han iniciado desde la madrugada de hoy la operación, ha precisado Al-Falahi.

La aviación de la llamado coalición contra ISIS, encabezada por Estados Unidos, también ha formado parte de la operación, añade.

Tras perder el control de la zona norteña de Irak, los terroristas de Daesh fueron obligados a huir hacia la parte occidental de este país árabe, donde comparte fronteras con Arabia Saudí, país que es considerado el promotor de la ideología extremista y patrocinador de los grupos terroristas, en concreto ISIS.

En diciembre pasado, el exjefe de la agencia exterior de Inteligencia británica (MI6) Richard Dearlove reveló que el príncipe Bandar bin Sultan, el entonces embajador saudí en Washington (1985-2005), le había pronosticado en 2001, que aparecerán crisis en contra de los chiíes en Oriente Medio, revelando así el papel de Riad en la conquista del norte de Irak por ISIS.

La banda ultrarradical entró en Irak desde Siria en 2014. Un año después el Ejército iraquí comenzó una campaña militar para recuperar las zonas perdidas, recuperando la mayor parte.

Compartir: