Rusia ha establecido en Siria cuatro nuevas bases aéreas y desplegado a unos 6000 soldados a pesar de haber anunciado con anterioridad que, una vez finalizada su misión antiterrorista, retiraría del país árabe la mayor parte de su contingente militar, señala un medio israelí.

Rusia ha establecido en Siria cuatro nuevas bases aéreas y desplegado a unos 6000 soldados a pesar de haber anunciado con anterioridad que, una vez finalizada su misión antiterrorista, retiraría del país árabe la mayor parte de su contingente militar, señala un medio israelí.

En un informe publicado el portal israelí DEBKAfile, que cita fuentes de la inteligencia militar del régimen de Tel Aviv, cuestionó al presidente ruso, Vladimir Putin, pues, aunque el pasado 11 de diciembre, en su visita sorpresa a la base aérea rusa de Hmeimim en Latakia, ordenó la retirada del principal contingente militar desplegado en Siria, en realidad, solo una pequeña parte de las unidades armadas regresaron a Rusia.

Dichas unidades pronto fueron reemplazadas y Rusia, además, ha aumentado el número de sus bases de 2 (la base naval de Tartus y base aérea de Hmeimim) a seis, critican las fuentes israelíes.

El medio israelí detalló que las nuevas cuatro bases tienen como objetivo aumentar la capacidad de la aviación militar rusa para bombardear a los terroristas.

Una de estas bases es Tiyas o T-4. Ubicada en la provincia central de Homs, al oeste de la ciudad monumental de Palmira (Tadmor, en árabe), se ha convertido, según DEBKAfile, en el centro de mando de las fuerzas rusas en Siria y en la mayor base de este país en suelo sirio. Desde este centro, los rusos responden a ataques con drones o con morteros de los terroristas contra Hmeimim.

Conforme al medio israelí, la Fuerza Aérea rusa utiliza, además, el aeropuerto de Palmira para lanzar ataques contra el grupo terrorista ISIS (Daesh, en árabe) en la vecina provincia de Deir ez-Zor (este).

También el aeródromo militar de Hama, en el oeste de la provincia homónima, está siendo operado por los rusos. Desde este controlan el tráfico aéreo en el centro del país y las carreteras del norte y centro, que conducen a la ciudad capitalina de Damasco.

Las fuentes israelíes mencionan Al-Shairat, en Homs, como cuarta base militar rusa. En abril del 2017 fue atacada por los misiles Tomahawk de Estados Unidos, pero el aeropuerto se ha reconstruido y ahora es el lugar principal de aterrizaje de los aviones de transporte que trasladan a Siria tropas o armamentos rusos.

De acuerdo con DEBKAfile, Moscú también ha enviado a unos 6000 soldados con la misión de proteger estos centros militares.

Rusia comenzó en septiembre de 2015 su intervención militar contra los grupos extremistas en Siria tras la petición de ayuda militar del Gobierno legítimo de Damasco. En septiembre pasado, el Ejército ruso proclamó la derrota definitiva de Daesh, y por lo tanto, repatrió a gran parte de sus soldados.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

80 − 70 =