El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, parece que tampoco va a encontrar la paz en una tierra históricamente bélica como la de Waterloo, la población belga donde ha fijado su residencia desde hace días. Él en Waterloo tuvo una vecina española, de Cataluña, y a la que no le gusta nada su nuevo vecino.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, parece que tampoco va a encontrar la paz en una tierra históricamente bélica como la de Waterloo, la población belga donde ha fijado su residencia desde hace días. Él en Waterloo tuvo una vecina española, de Cataluña, y a la que no le gusta nada su nuevo vecino.

El canal de televisión RTBF se desplazaba este pasado martes hasta la zona residencial donde vive para preguntarle a los residentes qué opinaban de su nuevo y polémico vecino. Lo que no preveían era toparse con María, una catalana que reside en el barrio.

El tuitero Schuma78 ha colgado el vídeo en su cuenta personal y así hemos podido conocer a María y saber que no tiene pelos en la lengua. Ella no ha dudado en decir todo lo que pensaba sobre Puigdemont delante de los micrófonos. Y lo ha puesto fino.

“Es un cobarde”

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, parece que tampoco va a encontrar la paz en una tierra históricamente bélica como la de Waterloo, la población belga donde ha fijado su residencia desde hace días. Él en Waterloo tuvo una vecina española, de Cataluña, y a la que no le gusta nada su nuevo vecino.

Así, María, que sujetaba en una mano una bandera española, se despachó a gusto asegurando que “no pinta nada aquí” y calificando al expresidente de “cobarde”, para acabar sentenciando: “Debe volver a España y afrontar la Justicia”.

Compartir: