Los responsables de las seis principales agencias de inteligencia de Estados Unidos advirtieron que los ciudadanos estadounidenses no deberían usar productos y servicios fabricados por los gigantes tecnológicos chinos Huawei y ZTE.

Los responsables de las seis principales agencias de inteligencia de Estados Unidos advirtieron que los ciudadanos estadounidenses no deberían usar productos y servicios fabricados por los gigantes tecnológicos chinos Huawei y ZTE.

Según La Razon, hicieron la recomendación durante una reunión del Comité de Inteligencia del Senado el martes. El grupo incluía a los jefes del FBI, la CIA, la NSA y el director de inteligencia nacional.

Durante su intervención, el director del FBI Chris Wray dijo que el gobierno estaba “profundamente preocupado por los riesgos de permitir que cualquier empresa o entidad comprometida con gobiernos extranjeros que no comparten nuestros valores adquieran posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones”. Además, indicó que esto puede aumentar “la capacidad de modificar o robar información maliciosamente. Y de realizar tareas de espionaje sin ser detectados”.

Estas advertencias no son nuevas. Las agencias de inteligencia norteamericanas desconfian desde hace tiempo de Huawei, que fue fundada por un ex ingeniero del Ejército de Liberación Popular de China y que ha sido descrita por los políticos estadounidenses como “un brazo del gobierno chino”. Esta advertencia llevó a la prohibición en 2014 de que Huawei pudiera optar a los contratos del Gobierno.

Aunque Huawei comenzó como una firma de telecomunicaciones, creando hardware para los sistemas de comunicaciones, sus teléfonos inteligentes han logrado abrirse un hueco importante en el mercado en los últimos años. El pasado mes de septiembre superó a Apple como el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, detrás de Samsung.

A pesar de este gran crecimiento, la compañía no ha podido entrar en el mercado norteamericano, un fracaso que se debe en parte a la hostilidad del gobierno de EEUU. El mes pasado, Huawei planeaba lanzar su nuevo terminal Estados Unidos a través de AT & T, pero la compañía no pudo soportar la presión política y acabó por romper el acuerdo.

Los legisladores estadounidenses están considerando la elaboración un proyecto de ley que prohibiría a los empleados gubernamentales usar teléfonos Huawei y ZTE. Durante la audiencia del martes, el senador republicano Richard Burr, presidente del Comité de Inteligencia del Senado, dijo que “mi preocupación es China, y específicamente las empresas tecnológicas Huawei y ZTE, que tienen vínculos muy estrechos con el gobierno chino”.

Compartir: