Los medios sirios anunciaron el domingo que unos 171 civiles sirios han muerto y 458 civiles han resultado heridos desde el comienzo de la agresión militar de Turquía en la región de Afrin.

Los medios sirios anunciaron el domingo que unos 171 civiles sirios han muerto y 458 civiles han resultado heridos desde el comienzo de la agresión militar de Turquía en la región de Afrin.

Los ataques también infligieron grandes daños a las infraestructuras y casas en la región de Afrin, al noroeste de Alepo.

Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, insistió en que, hasta el momento, en la operación turca ‘Rama de Olivo’, no ha habido ni una víctima civil debido a los ataques turcos.

Los medios sirios también informaron el domingo sobre un acuerdo alcanzado entre el ejército sirio y las Unidades de Protección del Pueblo (PYG) a la llegada de las unidades militares sirias a Afrin a partir del lunes para enfrentar la agresión del ejercicio turco.

De otro lado, el canciller turco denunció que nada ni nadie podría detener a los soldados turcos si el ejército sirio decide ayudar a los combatientes kurdos en Afrin.

El 20 de enero, el ejército turco lanzó su operación ilegal Rama de Olivo, en el norte de la región siria de Afrin.

Según los medios turcos, 6.000 militares turcos participan en la operación.

El gobierno de Ankara afirma que el objetivo de su operación agresiva es destruir elementos del Partido de los Trabajadores de Turquía (PKK), el Partido de la Unión Democrática Kurda (PYD) y las Unidades de Protección del Pueblo (PYG). Acusa a la unidad militar de PYG de cooperar con PKK.

Compartir: