Los empleados de organismos benéficos, encargados de entregar ayuda humanitaria a los desplazados sirios han explotado a un gran número de mujeres a cambio de medicamentos y comida, desvela la BBC.

Los empleados de organismos benéficos, encargados de entregar ayuda humanitaria a los desplazados sirios han explotado a un gran número de mujeres a cambio de medicamentos y comida.

Según el informe publicado este martes por BBC, los individuos contratados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otros Oenegés han abusado sexualmente de las mujeres sirias, para ofrecerles alimentos y otras ayudas que necesitan en regiones azotadas por el conflicto militar.

Es tan grave la situación que varias damas han optado por no recibir ningún tipo de ayuda humanitaria, pese a necesitarlo, por temer a ser “chantajeada”, se lee en la publicación titulada “Voces de Siria 2018”.

La revelación del canal británico indica que varios responsables de las mencionadas organizaciones en este caso, hicieron la vista gorda deliberadamente, ya que solo las terceras partes pudieran hacer llegar los lotes de ayuda a las regiones azotadas por la guerra militar en Siria.

Aunque hace tres años las autoridades locales ya habían advertido sobre la extendida crisis, los dirigentes de las misiones humanitarias siempre hicieron caso omiso y el trato vergonzoso todavía sigue en varias regiones sureñas del país árabe, advierte el documento.

En junio de 2015, el Comité Internacional de Rescate hizo un sondeo entre 190 mujeres y niñas en Dara’a y Quneitra y, en un informe, sugirió que cerca de un 40 % había revelado situaciones de violencia sexual cuando se accedió a la ayuda humanitaria.

Compartir: