El Ejército yemení y los combatientes del movimiento yemení Ansarolá (hutíes) destruyeron 300 vehículos blindados, incluidos varios tanques y equipos militares de Arabia Saudí y sus aliados en la guerra contra Yemen en lo que va del 2018, informó el sábado el portal de noticias Al-Najm al-Thaqib.

El Ejército yemení y los combatientes del movimiento yemení Ansarolá (hutíes) destruyeron 300 vehículos blindados, incluidos varios tanques y equipos militares de Arabia Saudí y sus aliados en la guerra contra Yemen en lo que va del 2018, informó el sábado el portal de noticias Al-Najm al-Thaqib.

El medio de comunicación yemení también reportó que durante los ataques ocurridos en enero del año en curso, 189 equipos militares, incluidos 27 vehículos blindados y 3 tanques, fueron destruidos. De igual modo, indicó que 174 mercenarios y 72 efectivos saudíes murieron por los disparos de los francotiradores de Yemen.

Agregó que 20 vehículos blindados y cinco tanques quedaron destrozados y 125 vehículos ligeros resultaron dañados durante el mes de febrero y lo que va de marzo.

En el mismo febrero, las fuerzas yemeníes acabaron con la vida de 69 militares saudíes y 145 mercenarios, señaló Al-Najm al-Thaqib, citado por el portal web IUVMPRESS.

Además, durante los últimos dos meses, el Ejército yemení disparó más de 20 misiles balísticos contra objetivos saudíes.

En este sentido, el alto cargo de los hutíes, Zeifolá al-Shami, advirtió en diciembre que las ciudades y capitales de todos los Estados miembros de la coalición que agrede a Yemen serán blanco de los misiles yemeníes, cita el portal.

Posteriormente, Abdolquds al-Shahari, otro alto funcionario de los hutíes, dijo el 27 de enero que el movimiento popular usaría dentro de poco un nuevo misil que ha desarrollado para arremeter contra Riad.

Según fuentes del Ejército de Yemen y Ansarolá, en el año 2017, derribaron varios aviones de combate de Riad y de otros países que le secundan en la agresión a Yemen, iniciada en marzo de 2015. Esta guerra orquestada por los saudíes ha dejado hasta el momento más de 10.000 yemeníes muertos.

Compartir: