El jefe del Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés), el general Joseph Votel, lamentó que el Gobierno del presidente de Siria, Bashar al-Asad, haya ganado el conflicto, al tiempo que llamó a contener la influencia de Rusia en el país árabe.

El jefe del Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés), el general Joseph Votel, lamentó que el Gobierno del presidente de Siria, Bashar al-Asad, haya ganado el conflicto, al tiempo que llamó a contener la influencia de Rusia en el país árabe.

En declaraciones formuladas el martes ante el Comité de Servicios Armados del Senado, el alto mando militar se refirió a la situación en Siria y al papel que desempeñan Rusia e Irán en ese país, según la agencia de noticias HispanTV.

Al ser preguntado por el senador Lindsdey Graham sobre si no es “una exageración decir que, con la ayuda de Rusia e Irán, Al-Asad ha ganado la guerra en Siria”, Votel respondió que el Gobierno de Damasco sí que ha salido victorioso en el conflicto que se desató en 2011.

“Creo que ellos le proporcionaron (a Al-Asad) los medios para alzarse con la victoria”, admitió, al tiempo que recalcó que ese triunfo “significa que tendremos que hacer frente a la influencia de Irán y de Rusia”.

Las políticas de EE.UU. consisten en que Al-Asad debe irse, pero, conforme han ido evolucionando los acontecimientos en la guerra civil en ese país, todo parece apuntar a que ese Gobierno ha consolidado su posición, añadió.

A su juicio, Moscú y Teherán, como los dos principales aliados de Damasco, permitieron que el Ejército sirio combatiera a los grupos armados, incluidos los apoyados por Washington, y ampliara su dominio en distintas partes del país, incluidas la región de Guta Oriental, y las provincias de Idlib (noroeste) y Latakia (oeste).

Tras los significativos logros sobre el terreno cosechados por el Ejército sirio ante los grupos armados y extremistas durante el pasado año 2017, los países occidentales han reconocido la victoria del presidente sirio en el conflicto.

En septiembre pasado, fuentes norteamericanas declararon al periódico The New Yorker que dada la realidad presente en los campos de batalla en Siria, la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, se había visto obligada a aceptar la continuidad de Al-Asad en el poder hasta las próximas elecciones presidenciales en Siria, en 2021.

Por otro lado, Tom Bossert, consejero en temas de seguridad nacional y contraterrorismo de la Casa Blanca, anunció un giro radical en la política de Washington hacia Damasco, al señalar que EE.UU. ya no insistía en el inmediato abandono de Al-Asad.

Compartir: