El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) anunció que 2 millones de niños yemeníes se ven privados de ir a la escuela debido a la agresión de Arabia Saudí a su país, llamandolo la ‘crisis más silenciosa’ que está afectando al futuro de Yemen.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) anunció que 2 millones de niños yemeníes se ven privados de ir a la escuela debido a la agresión de Arabia Saudí a su país, llamandolo la ‘crisis más silenciosa’ que está afectando al futuro de Yemen.

El estudio de Unicef, titulado ‘If Not In School’, afirma que cerca de medio millón de niños no va a la escuela desde el inicio de las operaciones militares contra Yemen en marzo de 2015, lo que eleva a dos millones el número de menores sin escolarizar.

Por otra parte, casi tres cuartas partes de los profesores de las escuelas públicas no perciben sus salarios desde hace más de un año, lo que pone gravemente en peligro la educación de 4,5 millones de niños más, agrega.

“La de la educación es una crisis más silenciosa que no ha llamado la atención pero que puede tener efectos devastadores para el futuro”, ha advertido la representante de Unicef en Yemen, Meritxell Relaño, en una entrevista con motivo del tercer aniversario de la agresión saudí al país más pobre del mundo árabe.

Según el estudio, más de 2500 escuelas no pueden ser utilizadas: dos tercios de ellas fueron dañadas por los ataques, el 27 % están cerradas y el 7 % se utilizan con fines militares o como refugios para desplazados, sin mencionar los riesgos que corren los niños en su trayecto hasta el colegio debido a la guerra.

El lunes, se cumplieron tres años del inicio de los bombardeos y las matanzas cometidos por Arabia Saudí contra la población yemení, apoyados por EEUU y varios países europeos con el suministro de armamento y aviones de combate.

Conforme al Ministerio de Derechos Humanos de Yemen, la campaña militar saudí ha matado y herido a más de 600.000 civiles, incluido más de un cuarto de millón de niños.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió el pasado mes de febrero de la situación “catastrófica” en Yemen y de un creciente riesgo de hambruna y de cólera, en lo que dio en describir como la peor crisis humanitaria del país árabe tras tres años de guerra.

Riad sigue su campaña mientras la comunidad internacional ha llamado una y otra vez al país árabe a poner fin, de una vez por todas, a esta “estúpida guerra”.

Compartir: