La comunidad internacional teme una nueva guerra mundial. Las preocupaciones crecieron cuando el presidente de Estados Unidos amenazó el miércoles con atacar Siria por un supuesto ataque químico en la región de Guta Oriental, atribuido por la Casa Blanca y sus aliados al gobierno de Damasco.

La comunidad internacional teme una nueva guerra mundial. Las preocupaciones crecieron cuando el presidente de Estados Unidos amenazó el miércoles con atacar Siria por un supuesto ataque químico en la región de Guta Oriental, atribuido por la Casa Blanca y sus aliados al gobierno de Damasco.

“Rusia promete derribar todos y cada uno de los misiles contra Siria. Prepárate, Rusia, porque lo que vendrán serán [misiles] bonitos, nuevos e inteligentes. No deberíais ser socios de un animal que mata con gas a su gente y lo disfruta”, así amenazó Trump en la red social Twitter tanto a Siria como a Rusia. Horas antes, el embajador ruso en El Líbano, Alexánder Zasypkin, había prometido que su país iba a derribar no solo cualquier misil lanzado contra Siria, sino también atacar el lugar desde donde se realice una ofensiva misilística contra el país árabe.

Estas amenazas bilaterales fueron bastante duras para hacer temblar al mundo, aunque las retóricas de Trump contradicen sus recientes posturas ya que el mandatario insistía en la retirada de las fuerzas estadounidenses de Siria y pedía el fin de las intervenciones de su país en el Oriente Medio por no tener beneficios económicos.

¿Cuáles son las posibles opciones militares de Trump en Siria?

1. Un guión muy probable sería el lanzamiento de un ataque limitado contra las fuerzas o las bases militares sirias, justo como el que sucedió en abril de 2017. En aquel entonces, Estados Unidos disparó misiles de crucero a la base aérea de Shayrat, en el oeste del país árabe, en respuesta a otro supuesto ataque químico. La ofensiva no recibió una respuesta directa de Siria y sus aliados, que se limitaron a condenar el acto. Sin embargo, esta vez, Rusia ha asegurado adoptar medidas recíprocas, lo que podría disuadir a la Casa Blanca.

2. Otra opción-con poca posibilidad- es que Estados Unidos lleve a cabo una operación militar a gran escala en Siria. La elección de John Bolton-conocido por sus posturas bélicas- como el nuevo consejero de Seguridad Nacional de Trump podría reforzar esta idea. No obstante, se trata de una opción altamente peligrosa que enfrenta una amplia oposición, dado que además de provocar una firme reacción de los aliados de Siria, podría dar lugar a la repetición de lo que pasó en Irak tras su invasión en 2003; el auge de los grupos terroristas y caos.

¿Y la diplomacia?

La Administración de Trump podría buscar una solución diplomática para evitar un conflicto con Rusia cuyas consecuencias irían más allá de la desestabilización en el Oriente Medio. En este contexto, Washington podría apoyar una investigación sobre el supuesto ataque químico en Guta Oriental y podría imponer sanciones contra los aliados de Siria, es decir, Rusia e Irán.

En cualquier caso, las más recientes declaraciones de Trump, hechas este jueves, dan señales de que la Casa Blanca prefiere evitar agravar las tensiones en Siria. En su último tuit, el magnate afirmó que un posible ataque contra Siria podría producirse “muy pronto o no tanto en absoluto” y que “nunca” dijo cuándo se produciría.

Independientemente de que cuál sería la decisión de Trump, los recientes choques verbales entre Estados Unidos y Rusia abrieron paso a una serie de interrogantes, quizá la más importante sea esta: ¿el gobierno sirio está verdaderamente detrás del supuesto ataque químico en Guta Oriental?

La respuesta es un “No” contundente. El principal argumento es que el Ejército sirio no necesita perpetrar ataques químicos para derrotar a los grupos armados que operan en el país. Actualmente, las tropas sirias tienen bajo su control más de 57% del territorio sirio, según los datos de la ONG opositor el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Las alegaciones de los países occidentales sobre la realización de un ataque químico en Guta Oriental llegan mientras el gobierno sirio ya había llegado a un acuerdo con el grupo Jaysh al-Islam sobre la evacuación de esa zona. Guta Oriental, en inmediaciones de la capital siria, Damasco, era considerada muy importante para los opositores armados y sus patrocinadores occidentales ya que desde esta región se realizaban ataques con cohetes contra Damasco, así que la pérdida de su control parece un fracaso intolerable para Washington y sus aliados.

No se trata de primera vez que los enemigos de Siria inventan pretextos para lanzar una intervención militar en Siria. Cada vez que las fuerzas gubernamentales están cosechando victorias en el campo de batalla, ciertos países acusan al gobierno de Bashar al-Asad de perpetrar ataques químicos.

Este viernes, el canciller ruso, Serguei Lavrov, indicó que “tenemos datos irrefutables de que se trata de un nuevo montaje, y que detrás está la mano de los servicios secretos de un país que en estos momentos trata de estar en la vanguardia de la campaña de rusofobia”.

Compartir: