En medios políticos y militares israelíes se teme que Rusia provea a Siria con misiles tierra-aire S-300, algo que hasta ahora no ha ocurrido.

En medios políticos y militares israelíes se teme que Rusia provea a Siria con misiles tierra-aire S-300, algo que hasta ahora no ha ocurrido.

La presencia de estos misiles en Siria limitaría en gran medida la actividad de los cazas israelíes, que en los últimos años han intervenido en centenares de ocasiones en ese país sin correr prácticamente ningún riesgo, según Jerusalem Post.

Hasta ahora Rusia ha provisto a los sirios con misiles que se fabricaban en la Unión Soviética y no con misiles más avanzados.

El sistema antiaéreo más avanzado que posee Siria es el Pantsir S-1 ruso, que ha derribado drones y misiles disparados contra Siria.

Rusia decidió no proveer a Siria de misiles S-300 después de escuchar las reservas de varios países occidentales.

Sin embargo, los rusos podrían cambiar de opinión después de los ataques aliados de la madrugada del 14 de abril contra objetivos en Siria.

Si esto ocurre, Israel debería estudiar más detenidamente sus intervenciones aéreas en Siria.

Compartir: