Un niño uruguayo pidió al delantero de su selección en la copa mundial 2018, Luis Suárez, a travéz de un clip que se viralizó en las últimas horas en Twitter, que no vaya a morder al Mundial.

Un niño uruguayo pidió al delantero de su selección en la copa mundial 2018, Luis Suárez, a travéz de un clip que se viralizó en las últimas horas en Twitter, que no vaya a morder al Mundial.

Uruguay está deseoso que su selección ‘celeste’ traiga de regreso a casa la Copa de Rusia 2018. Muchas esperanzas están puestas en el delantero del Barcelona FC, Luis Suárez, quien estuvo suspendido de su equipo nacional durante casi dos años por morder en Brasil 2014 al italiano Giorgio Chiellini. Por eso, un niño le pidió que se comportara.

Es común ver en la puerta del complejo ‘Uruguay Celeste’, donde entrenan los jugadores de los equipos nacionales de ese país, a una multitud de aficionados que esperan para conocer a sus ídolos. Pero no es tan usual ver recomendaciones como las que espetó allí un niño a Suárez, una de las figuras más destacadas del fútbol mundial.

“¡No vayas a morder al Mundial!”, le dice un niño al ‘crack’ uruguayo en un clip que se viralizó en las últimas horas en Twitter, según Sputnik.

En los pocos segundos, se escucha como un adulto calla al audaz chico, que perdió todos sus filtros al ver al ‘Pistolero’ conduciendo su coche a la salida del complejo de la selección. Pero el mensaje del niño deja de manifiesto la magnitud de la esperanza que los uruguayos tienen depositada en el jugador, con un historial de mordidas en juegos internacionales.

El episodio más conocido y polémico se suscitó en el partido Uruguay-Italia de Brasil 2014, en el que los ‘celestes’ eliminaron a los jugadores de la ‘azzurra’. En una confusa jugada del segundo tiempo, Suárez saltó al encuentro del defensa italiano Giorgio Chiellini. Al caer los dos al piso, el italiano mostró al juez lo que denunció que era una mordida. Sin embargo, el árbitro continuó el juego.

Finalizado el encuentro, la FIFA revisó la escena y decidió sancionar a Suárez. Estuvo inhabilitado de toda actividad futbolística en clubes durante cuatro meses, se le prohibió la entrada a los partidos de aquel Mundial, y debió pagar una multa de 100.000 francos suizos (unos 101.000 dólares al cambio actual, pero alrededor de un 10% más en aquel entonces).

Asimismo, estuvo suspendido de jugar con la selección uruguaya durante nueve encuentros. Esta decisión no solo lo impidió de jugar el siguiente partido mundialista ante Colombia —en el que los cafeteros derrotaron a los uruguayos por dos goles a cero y los enviaron de regreso a casa— sino en los demás encuentros internacionales de los siguientes dos años.

Recién pudo volver a las canchas usando la camiseta celeste en marzo de 2015, en el partido contra Brasil de visitante, en Recife. Uruguay no pudo contar con él en los cuatro juegos de la Copa América 2015 en Chile, torneo en el que los anfitriones —luego campeones— los eliminaron en cuartos de final. Tampoco en los primeros cuatro partidos de la clasificatoria sudamericana a Rusia 2018.

El asunto llegó a las esferas más altas de la política uruguaya. El presidente de aquel momento, José Mujica, opinó en una entrevista con Diego Maradona en el programa ‘De Zurda‘ de Telesur que la FIFA “se pasó de la raya”.

“La sanción contra Luis Suárez es una agresión contra los pibes del pueblo uruguayo”, opinó el exmandatario. Asimismo argumentó que la FIFA impuso su peso sobre el pequeño país sudamericano porque “les sal[ía] barat[o]” castigarlo por sacar a dos países como Inglaterra e Italia, resultados que implicaban menos dinero para la entidad internacional.

Y en otra entrevista con el diario Folha de Sao Paulo consideró que una sanción de la magnitud que se le aplicó no era la más indicada.

“Viene de un lugar muy pobre. La rabia lo enfurece, y él no se domina. Era un caso para llevarlo a un hospital y tratarlo con psiquiatra. Es un problema que no se soluciona con sanciones”, dijo.

El mismo Chiellini, jugador de la Juventus de Milán, opinó varias veces que la sanción —y en particular el destierro de los estadios— le pareció “exagerada”, la última de ellas hace pocos meses en una entrevista con El Mundo. Consideró, además, “un placer” el resto de los encuentros que tuvieron en los campos, como rivales en torneos europeos.

Y un poco antes, cuando jugaba en el Ajax de Holanda, otro tarascón a su contrincante del PSV Eindhoven Otman Bakkal lo envió a casa por ocho partidos. Por eso tal vez la recomendación del pequeño hincha uruguayo no sea algo tan tirado de los pelos.

VÍDEO: La Copa del Mundo llega a Moscú

Pero tampoco fueron negativas todas las consecuencias del mordisco en el Mundial de 2014, según confesó al diario Marca Andoni Zubizarreta, exdirector deportivo del FC Barcelona. Al momento de elegir un fichaje, el uruguayo no era la primera opción, sino el argentino Sergio ‘Kun’ Agüero, pero este plan cayó.

“En esta situación, no había duda: Luis Suárez era nuestro único objetivo. Durante el proceso de negociación se produjo el incidente con Chiellini. El asunto produjo un movimiento de duda en muchos de los clubes que le pretendían. Se cuestionaba su carácter y no se sabía la gravedad de la sanción. Pensé que era el momento de acelerar los trámites del fichaje”, dijo.

Además, consideró que “todo de él” le gustaba: “No era estático, sabía moverse por fuera y nos daba un perfil que no teníamos”, aseguró.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 15 = 18