Fue el peor incidente en La Meca en los últimos 25 años. Al menos 717 personas murieron en una estampida en Mina, cerca de la ciudad sagrada de los musulmanes, en Arabia Saudí.

Fue el peor incidente en La Meca en los últimos 25 años. Al menos 717 personas murieron en una estampida en Mina, cerca de la ciudad sagrada de los musulmanes, en Arabia Saudí.

Otras 863 personas resultaron heridas en el incidente, que ocurrió cuando dos millones de personas participaban en el principal rito del Hajj, la peregrinación ordenada por el Islam.

La gravedad de los hechos y las críticas a las autoridades por el manejo de la situación por parte de países como Irán –131 muertos eran de esta nacionalidad– han llevado al rey Salman de Arabia Saudí a ordenar una investigación de lo sucedido y a decir que es necesario “mejorar el nivel de organización y gestión del movimiento” de peregrinos.

Y las informaciones sobre el incidente son todavía confusas. Esto es lo que se sabe hasta ahora.

¿Cómo ocurrió?

Como parte del Hajj, los peregrinos viajan a Mina, un gran valle situado a unos 5 kilómetros de la Meca, para lanzar piedras contra los pilares de Jamarat, que representan al demonio.

La estampida sucedió cuando dos enormes colas de pelegrinos convergieron en distintas direcciones en una intersección cercana al puente de Jamarat, de cinco plantas, en Mina.

El desastre ocurrió a las 9:00 locales del jueves, cuando la temperatura en Mina era de 46 grados centígrados.

“Algunos se dirigían a tirar piedras mientras otros avanzaban en la dirección contraria. De repente llegó el caos y la gente se empezó a caer”, contó la periodista del servicio hausa de la BBC, Tchima Illa Issoufou, que estaba en el lugar y perdió a una tía en la estampida.

Uno de los peregrinos, el egipcio Abdullah Lotfy, le dijo a la agencia Associated Press que “las personas se subían unas por encima de otras solo para poder respirar”.

Arabia Saudí ofrece Hach como regalo a familiares de mercenarios muertos en Yemen

Estas son las víctimas cuyas nacionalidades han sido confirmadas hasta ahora:

  • 131 de Irán
  • 14 de India
  • 6 de Turquía
  • 4 de Indonesia
  • 3 de Kenia
  • Otras víctimas eran de Níger y Chad, pero de momento se desconocen los números

    ¿Qué causó el incidente?

    Las causas de la tragedia todavía no están claras, pero en las horas posteriores se vertieron multitud de acusaciones.

    El gobierno de Arabia Saudí culpó en parte a los peregrinos. El ministro de Salud dijo que la estampida ocurrió “quizás porque algunos peregrinos se movieron sin seguir las instrucciones de las autoridades relevantes”.

    Uno de los principales retos a los que se enfrentan los organizadores es que los peregrinos provienen de 200 países de todo el mundo y hablan cientos de idiomas.

    Por otro lado, el director de la delegación nigeriana en Hajj –el emir de Kano, Muhammadu Sanusi II– le dijo a la BBC que la estampida sucedió “en los caminos designados para que los peregrinos entren y salgan del lugar, cruzándose, lo que no debería suceder”.

    “Por eso pedimos a las autoridades saudíes que no culpen a los peregrinos por no seguir las instrucciones”, dijo.

    RoadsDerechos de autor de la imagenSPA
    Image captionLas autoridades invirtieron en infraestructuras para mejorar la seguridad.

    Un testigo que logró evitar la estampida dijo que los servicios de seguridad saudíes que estaban en el lugar habían bloqueado uno de los caminos hacia el Jamarat, relató Yusuf Ibrahim Yakasai, del servicio Hausa de la BBC.

    Pero versiones que sostienen que lo hicieron para permitir el paso de una comitiva especial no han sido confirmadas.

    “Esto sucedió mientras miles de peregrinos de distintos países como Irán, Camerún, Gana y Níger iban hacia el Jamarat”, contó Yakasai.

    “Cuando unos que acababan de apedrear al diablo volvían por el mismo camino, se cruzaron con los que iban al lugar”, dijo.

    “Hubo una colisión entre los dos grupos que se movían en direcciones opuestas en el mismo camino. Los que estaban en medio fueron los más afectados”.

    Irán ha criticado también ferozmente a Arabia Saudí por su manejo de la peregrinación.

    Tras anunciar tres días de luto nacional, el líder supremo iraní Ayatollah Ali Khamenei, dijo: “El gobierno saudí tiene que aceptar la responsabilidad de este incidente lamentable… La mala gestión y las acciones inapropiadas han causado esta catástrofe”.

Compartir: