El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido de que un ataque contra la económica turca no es distinto a uno lanzado contra su bandera.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido de que un ataque contra la económica turca no es distinto a uno lanzado contra su bandera.

“Un ataque a la economía turca no es distinto a un ataque a nuestra bandera. El objetivo es lo mismo: poner de rodillas a Turquía y la nación turca, para esclavizarlos”, ha indicado Erdogan, citado por Reuters, en un mensaje en vídeo divulgado este lunes en vísperas de la fiesta del Eid al-Adha (la gran fiesta musulmana del sacrificio).

Al matizar que los turcos prefieren ser golpeados que inclinar sus cabezas ante dificultades, Erdogan ha añadido que “muy pronto” los que creían que lograrían arrodillar a los turcos ante una guerra monetaria y comercial, entenderán que se habían equivocado.

El mandatario ha destacado que los enemigos “no han logrado destruir el país, ni a través del “terrorismo” ni “los traidores nacionales”. Su meta, ha agregado, tampoco se materializará a través de “la tasa de cambio” de moneda.

Turquía: Sanciones de EEUU desencadenarán una guerra económica

En tal sentido, Erdogan ha asegurado que el desplomo de la lira tiene sus raíces en un complot político urdido desde Washington.

El presidente se refería a la rápida caída del valor de la moneda nacional lira ante el dólar estadounidense en las últimas semanas y a una orden del presidente de EE.UU., Donald Trump, de duplicar los aranceles sobre las importaciones turcas de aluminio y acero al 20 % y el 50 %, respectivamente.

En un discurso ofrecido el lunes pasado en Ankara (capital turca), Erdogan atribuyó a un “complot” estadounidense el desplome de la lira turca y acusó a Washington de querer golpear a Turquía “por la espalda”.

Las relaciones entre EE.UU. y Turquía se han tensado después de que Washington sancionara a algunos ministros turcos por el caso del pastor estadounidense Andrew Brunson, arrestado en Turquía por “espionaje” y “colaboración con terroristas” en el país euroasiático.

Compartir: