EEUU aumentó la presencia de portadores de misiles de crucero en Oriente Medio para preparar un montaje de ataque químico en la provincia siria de Idlib.

EE.UU. aumentó la presencia de portadores de misiles de crucero en Oriente Medio para preparar un montaje de ataque químico en la provincia siria de Idlib.

“Estados Unidos sigue aumentando la presencia de portadores de misiles de crucero en la región de Oriente Medio, que tiene que ver con los preparativos de un nuevo montaje de ataque químico en Idlib”, dijo el portavoz del ente, general mayor Ígor Konashénkov, según Sputnik.

El militar comentó que el destructor estadounidense USS Ross, que entró en el mar Mediterráneo el 25 de agosto pasado y está armado con 28 misiles Tomahawk, puede atacar cualquier región de Siria.

“El 25 de agosto entró en el Mediterráneo el destructor Ross con 28 misiles Tomahawk, capaces de alcanzar cualquier región en Siria”, indicó Konashénkov.

Estas acciones, apuntó, confirman las “intenciones de Estados Unidos de aprovechar el montaje de ataque químico que están preparando los terroristas del Frente al Nusra (prohibido en Rusia) en la provincia de Idlib y del cual responsabilizarán a las fuerzas gubernamentales”.

La farsa se está preparando “con la participación activa de los servicios secretos británicos”, agregó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso.

Antes había entrado en el golfo Pérsico el destructor estadounidense USS The Sullivans con 56 misiles de crucero a bordo.

Además, el bombardero estratégico B-1B de las Fuerza Aérea de EE.UU., armado con 24 misiles de crucero aire-tierra JASSM, llegó a la base militar de Al Udeid en Catar.

“Misiles Tomahawk de EEUU alcanza todo el territorio sirio”

Experiencias anteriores

En abril de 2018, varios grupos de la oposición y ONG relacionadas responsabilizaron al Gobierno de Siria de un supuesto ataque químico contra la ciudad de Duma, en Guta Oriental.

A solicitud de Damasco y Moscú —que desmintieron el presunto ataque químico al calificarlo de montaje— la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) decidió enviar un grupo de expertos para investigar en el lugar.

A pesar de que el informe final aún no vio la luz, EE.UU., Francia y el Reino Unido lanzaron el 14 de abril un ataque contra tres instalaciones —dos al oeste de Homs y una en la zona de Damasco— que, según el Estado Mayor Conjunto de EE.UU., estaban relacionadas con un supuesto programa clandestino sirio de armas químicas.

Un año antes, en abril de 2017, EE.UU. había bombardeado con misiles la base de las fuerzas gubernamentales sirias en Shairat, provincia de Homs, después de que la oposición siria informara de 80 muertos y 200 heridos tras un presunto ataque con armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib.

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto armado en el que las tropas gubernamentales se enfrentan a grupos armados de la oposición y a organizaciones terroristas.

La solución del conflicto se busca en dos plataformas, la de Ginebra, bajo los auspicios de la ONU, y la de Astaná, copatrocinada por Rusia, Turquía e Irán.

Compartir: