Rusia advierte de que un falso ataque químico, que tendrá lugar en los próximos dos días, servirá de pretexto para que varios países ataquen Siria, según RT.

Rusia advierte de que un falso ataque químico, que tendrá lugar en los próximos dos días, servirá de pretexto para que varios países ataquen Siria, según RT.

“Se está preparando una provocación con armas químicas, para los próximos dos días, en el municipio sirio de Kafr Zita, en la provincia central de Hama, suceso del que se busca acusar a Damasco”, ha informado este domingo el representante oficial del Ministerio ruso de Defensa, Ígor Konashénkov.

A este respecto, Konashénkov ha explicado que, para facilitar este ataque, especialistas extranjeros han aterrizado en Siria a fin de orquestar una falsa ofensiva química con gas cloro, según recoge la agencia oficial rusa de noticias RIA Novosti.

Una vez se produzca este ataque, ha agregado, integrantes de los llamados Cascos Blancos tienen planeado grabar vídeos de las presuntas víctimas para que sean mostrados por los medios de comunicación internacionales.

“Las fuerzas extrarregionales vuelven a preparar grandes provocaciones en Siria”, ha indicado el funcionario ruso, para después recordar que Washington ya ha enviado el destructor estadounidense The Sullivans y el bombardero estratégico B-1B al Golfo Pérsico “para atacar Siria”.

“Las acciones de los países occidentales, pese a las declaraciones públicas, buscan agudizar la situación en Oriente Medio y socavar el proceso de paz en el territorio de Siria”, ha denunciado.

El sábado, Konashénkov había advertido de que los terroristas del Frente Al-Nusra han recibido, en la provincia siria de Idlib (noroeste), contenedores con cloro para realizar un falso ataque químico y acusar a Damasco del mismo.

Estas afirmaciones se producen después de que Estados Unidos amenazara con lanzar un ataque contra Siria, “más fuerte” que antes, si el Gobierno de Damasco, presidido por Bashar al-Asad, utiliza armas químicas.

EEUU amenaza con atacar Siria “más fuerte que antes”

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó en abril de 2017 bombardear con misiles la base de las fuerzas gubernamentales sirias en Shairat, provincia de Homs. Lo hizo después de que la oposición siria informara de 80 muertos y 200 heridos tras un presunto ataque con armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun de la provincia de Idlib.

Desde 2011 y el inicio de la crisis siria, los grupos armados sirios y sus patrocinadores en el Occidente han acusado en numerosas ocasiones a Damasco de perpetrar ataques químicas, una acusación rechazada tanto por las autoridades sirias como las rusas.

Siria y Rusia abogan por investigaciones independientes sobre el presunto uso de agentes químicas y piden que cualquier pesquisa se realice sobre el terreno, sin embargo, hasta ahora no se ha realizado tal investigación.

Moscú y Damasco critican a los países occidentales por lanzar acusaciones contra las fuerzas sirias sin ninguna prueba y consideran que Estados Unidos y sus aliados inventan excusas para intervenir en Siria, especialmente después de las recientes derrotas de los grupos armados en el campo de batalla.

Compartir: