Un misil balístico Badr-1 del Ejército de Yemen ha destruido una base militar de Arabia Saudí en la ciudad de Najran.

Un misil balístico Badr-1 del Ejército de Yemen ha destruido una base militar de Arabia Saudí en la ciudad de Najran.

Este ataque a la instalación saudí ha tenido lugar en represalia por los crímenes de la coalición liderada por Arabia Saudí contra el país empobrecido, según explicó el jueves la cadena de televisión yemení Al Masirah, citando a una fuente militar.

La unidad de ingeniería militar y los comités populares en Yemen destruyeron también un vehículo militar de agresores y mercenarios en el frente del Al-Dareymi en la costa occidental de Yemen, donde murieron todos los ocupantes del automóvil, según fuentes locales.

Por otro lado, la unidad blindada del Ejército yemení con un misil guiado destruyó un rifle de asalto en Al-Tahita, sita en el sur de la ciudad de Al-Hudayda en la costa oeste e Yemen, ha añadido el mismo medio.

Bin Salman: Queremos que yemeníes tiemblen cuando se menciona el nombre de Arabia Saudí

Ésta última localidad es donde el jueves nuevos ataques aéreos de los aviones de guerra de Arabia Saudí y sus aliados se cobraron la vida de siete civiles incluidos mujeres y niños.

Desde el inicio de la agresión saudí en marzo de 2015, más de 11000 yemeníes, en su mayoría civiles, han muerto, de acuerdo con los datos publicados por el Ministerio de Salud yemení. En un caso reciente, al menos 31 yemeníes murieron el jueves en los bombardeos de Riad en Al-Hudayda.

El martes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió de que las decenas de miles de civiles muertos en Yemen evidencian potenciales “crímenes de guerra” cometidos por Arabia Saudí y sus aliados.

Además, el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas ha condenado la matanza de menores yemeníes en los ataques dirigidos por Arabia Saudí y ha pedido llevar ante la justicia a los responsables de estos crímenes.

Compartir: