La mujer y el hijo del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, habrían aceptado sobornos de la compañía Bezeq para conseguir una cobertura favorable.

La mujer y el hijo del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, habrían aceptado sobornos de la compañía Bezeq para conseguir una cobertura favorable.

Sobre Sara y Yair Netanyahu, la esposa y el hijo del premier de Israel, Benjamin Netanyahu, pesan sospechas de haber ofrecido favores a Shaul Elovitch, propietario de la compañía telefónica Bezeq, la mayor empresa de telecomunicaciones israelí, informó el jueves un oficial de la policía israelí, citado por el diario Haaretz.

La policía israelí afirma que a cambio de los referidos sobornos, Elovitch intervino para que su portal de noticias Walla, totalmente propiedad de la compañía, diera información favorable a Netanyahu y su familia.

Según indican medios israelíes, Sara y Yair Netanyahu también son sospechosos de actuar para coordinar la cobertura de Walla con su relación con la esposa de Elovitch, Iris, y con el director de esa página web de noticias, Ilan Yeoshua.

Sara Netanyahu es imputada de “delitos de fraude sistemático”

Tanto el primer ministro israelí como su esposa e hijo ya habían sido interrogados en marzo por el caso Bezq, denominado también como el caso 4000.

Sara Netanyahu fue acusada a finales de junio por la fiscalía de haber pagado con fondos públicos caras comidas y servicios privados de chef mientras había un cocinero de servicio en la residencia oficial.

Además del caso Bezeq, el primer ministro israelí está siendo investigado por su supuesta implicación en sobornos, fraudes y abusos de confianza en dos casos más, el caso 1000 y el caso 2000.

En el caso 1000, Netanyahu es sospechoso de aceptar lujosos regalos del productor de cine, traficante de armas y espía Arnon Milchan a cambio de favores y en el caso 2000 se investiga un supuesto pacto con el editor del diario Yedioth Aharonoth, Arnon Mozes, por el que el primer ministro habría tratado de conseguir cobertura favorable a cambio de debilitar al rival del diario de Mozes, el Israel Hayom.

De acuerdo con Haaretz, la fiscalía general de Israel ha declarado que la pesquisa sobre el caso 4000 finalizará en seis meses a más tardar. Esto significa que, en realidad, se tomará una decisión final sobre todos los casos de Netanyahu en 2020.

Compartir: