El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Vershinin , advirtió a Israel sobre las consecuencias de atacar baterías S-300 en Siria.

El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Vershinin , advirtió a Israel sobre las consecuencias de atacar baterías S-300 en Siria.

Vershinin instó a las autoridades israelíes a ejercer un “buen juicio” sobre la entrega de los sistemas antiaéreos S-300 por parte de Moscú a Siria, según la agencia israelí Haaretz.

Los medios israelíes aseguran que el diplomático ruso transmitió así una advertencia a Israel para disuadirle de atacar los sistemas S-300.

El miércoles, una fuente perteneciente a la fuerza aérea israelí, citada por la agencia israelí de noticias Arutz Sheva, anunció que Tel Aviv usará aviones de combate furtivos F-35 para atacar Siria en respuesta al despliegue de los S-300 en el país árabe.

F-35 ante sistemas antiaéreos S-300; Israel utilizará F-35 estadounidense para atacar Siria

Israel pagó 125 millones de dólares por cada una de estas aeronaves. Por el momento, ha adquirido 50 del Modelo A, ocho de las cuales ya han aterrizado en los territorios ocupados, mientras que espera recibir 33 más para el 2021, conforme explicó la fuente militar.

Los interceptores tierra-aire entregados por Rusia a Siria, así como la resolución de Moscú de bloquear el radar, la navegación y los sistemas de comunicaciones en cualquier avión que ataque objetivos en Siria a través de la costa mediterránea, podrían complicar las misiones para los F-15 y F-16I israelíes.

Moscú finalizó el martes la entrega de varias unidades del sistema S-300 a Siria, tras el derribo de un avión de reconocimiento ruso Ilyushin Il-20 Coot cerca de la costa siria, en la provincia occidental de Latakia, del que el Kremlin culpa a los pilotos de cuatro F-16I israelíes que estaban operando en la zona.

Israel se opone férreamente al suministro de los S-300 a Siria. En abril pasado, Amos Yadlin, un exdirector de la inteligencia militar israelí, reveló planes para bombardear los sistemas de misiles antiaéreos si Rusia se los entregaba finalmente a Damasco, mientras que el premier israelí, Benjamín Netanyahu, consideró como irresponsable la decisión del Kremlin.

Desde el estallido del conflicto sirio en 2011, han sido numerosos los ataques aéreos israelíes contra objetivos del Ejército del país árabe. El Gobierno de Damasco denuncia que las medidas de Tel Aviv violan la soberanía de Siria y constituyen “una grave amenaza para la paz y la seguridad internacionales”.

Compartir: