El Pentágono sacó del aire su flota de aviones de combate F-35, semanas después de que uno de estas aeronaves se estrellara en Carolina del Sur.

El Pentágono sacó del aire su flota de aviones de combate F-35, semanas después de que uno de estas aeronaves se estrellara en Carolina del Sur.

Se trata de otro revés para el avanzado avión militar que durante mucho tiempo ha estado sumido en problemas mecánicos.

Según un comunicado del Pentágono recogido por The New York Times, la decisión de detener los vuelos del F-35 se debe a los defectos detectados en los tubos de combustible instalados en algunos de los aviones.

Israel, el Reino Unido y otros aliados de Estados Unidos que compraron el F-35 a los fabricantes estadounidenses también deben suspender los vuelos de estos cazas e inspeccionar los tubos de combustible.

¿Por qué F-22 y F-35 de EEUU perdieron su supremacía ante Rusia en Siria?

“Los servicios estadounidenses y los socios internacionales han suspendido temporalmente las operaciones de vuelo del F-35, mientras que la empresa realiza una inspección de toda la flota de un tubo de combustible dentro del motor en todas las aeronaves F-35”, reza el texto.

El F-35 se considera uno de los programas de armas más caros de la historia; cada avión cuesta entre $ 80 millones y poco más de $ 100 millones.

Compartir: