El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confesó su desconfianza en algunos integrantes de su Administración.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump,  confesó su desconfianza en algunos integrantes de su Administración.

“No confío en todos en la Casa Blanca, seré honesto con usted. (…) No soy un bebé. Es un negocio difícil. Este es un lugar despiadado. Washington es un lugar despiadado, despiadado. Los ataques, calumnias, conversaciones a tus espaldas; pero ya sabe, a mi manera me siento muy cómodo aquí”, dijo Trump en una entrevista con el programa 60 minutos de la cadena CBS.

El pasado septiembre, un alto cargo de la Casa Blanca, que habló bajo condición de anonimato con The New York Times, aseguró la existencia de un grupo de funcionarios que trabaja dentro de la Casa Blanca para frenar los impulsos de Trump.

“Creemos que es nuestro primer deber hacia este país, y el presidente sigue actuando de una manera perjudicial para la salud de nuestra república (…) Los americanos deben saber que hay personas adultas en la habitación”, señaló el responsable.

VÍDEO: Se ríen de Trump durante su discurso en la ONU

“La raíz del problema es la amoralidad del presidente (…) Aunque fue elegido como republicano, el presidente muestra poca afinidad con los ideales conservadores: mente libre, libre mercado y gente libre. En el mejor de los casos, lo ha invocado en lugares preparados. En el peor, los ha atacado”, denunciaba.

Anteriormente, el famoso periodista de Watergate Bob Woodward había hablado en un libro titulado Fear (Miedo, en inglés) sobre la situación caótica en la Casa Blanca.

Compartir: