En tal caso iremos al cielo como mártires, y ellos morirán sin que les dé tiempo ni para arrepentirse, dijo Putin sobre quienes serían los primeros en atacar con arma nuclear a Rusia.

“En tal caso iremos al cielo como mártires, y ellos morirán sin que les dé tiempo ni para arrepentirse”, dijo Putin sobre quienes serían los primeros en atacar con arma nuclear a Rusia.

La doctrina nuclear de Rusia no estipula lanzar un ataque preventivo, anunció el presidente Putin en el club de debates Valdai.

“Se habló de si nosotros —en particular yo— estamos dispuestos a usar el arma de exterminio masivo para defender nuestros intereses, quiero recodar lo que dije antes: en nuestra doctrina de uso del arma nuclear no figura el ataque preventivo”, dijo.

Al referirse a quienes serían los primeros en atacar con arma nuclear a Rusia, Putin señaló: “En tal caso iremos al cielo como mártires, y ellos morirán sin que les dé tiempo ni para arrepentirse”.

Rusia usaría el arma nuclear solo en un ataque de respuesta, recalcó.

“El agresor debe saber que el castigo vendrá inevitablemente, que será liquidado”, agregó.

Injerencia rusa

Putin también agregó que nadie se molesta en presentar pruebas al acusar a Rusia de intervenir en asuntos internos de otros países.

“Nadie considera necesario presentar prueba alguna [de la presunta injerencia rusa]”, dijo.

Putin subrayó que en asuntos internacionales Rusia “no molesta a nadie y no crea problemas”.

El presidente ruso calificó de “mala idea” agravar la situación en el escenario mundial.

“Poner al mundo al borde de una crisis, cuyo resultado es difícilmente predecible es una política irresponsable”, aseveró.

Resaltó que Rusia nunca ha realizado semejante política y jamás lo hará.

Asimismo el líder ruso agregó que Rusia no busca meterse en ninguna parte ya que cuenta con un territorio enorme y no necesita más tierra.

“No nos metemos en ninguna parte, tenemos un territorio enorme, no necesitamos nada, ni de nadie, pero efectivamente valoramos nuestra soberanía e independencia, siempre ha sido así, en todos los tiempos de la historia de nuestro Estado”, dijo.

Asimismo el mandatario señaló que Crimea es rusa no porque Rusia la invadiera, sino porque los crimeos eligieron incorporarse al país.

“Crimea es nuestra ¿y por qué es nuestra? No porque vinimos y agarramos algo… La gente votó en el referéndum en Crimea a favor de ser independiente y formar parte de la Federación de Rusia”, comentó.

Crimea se separó de Ucrania y se incorporó a Rusia tras celebrar en marzo de 2014 un referéndum en el que más del 96% de los votantes apoyaron esta opción.

“Nacionalismo sano”

Vladímir Putin también declaró que casi todos los rusos comparten su visión del “nacionalismo sano”.

“Son casi 146 millones de personas”, afirmó Putin al responder a la pregunta de si tiene partidarios de su enfoque del nacionalismo.

El mandatario explicó la diferencia que existe entre el “nacionalismo acérrimo”, que incluye un enfoque irrespetuoso de los representantes de otras etnias, y el “nacionalismo sano”, del que se considera partidario.

Según el presidente ruso, los “nacionalistas sanos” optan por conservar la unidad de su país.

“Si comenzamos a sacar adelante el nacionalismo acérrimo, ofender a los representantes de otras etnias, destrozaremos el país, y es algo en lo que no está interesado el pueblo ruso”, subrayó el presidente.

Putin reconoció que desea que Rusia se conserve como país, y en ese sentido es un “verdadero nacionalista”.

“Pero no se trata de un nacionalismo primitivo, acérrimo y estúpido, que conduciría al desmembramiento de nuestro Estado, y en eso consiste la diferencia”, resaltó.

El líder ruso recordó que Rusia siempre, durante 1.000 años, fue un país multiétnico, en el que viven personas que profesan muchas religiones.

“Desde el inicio se estableció un enfoque muy tolerante de las naciones y los representantes de las diferentes confesiones que forman ese Estado, esa es la base que rige la existencia de Rusia”, resumió el mandatario, agregando que los nacionalistas consideran que son los mejores defensores de los intereses de una u otra etnia.

El líder ruso añadió que el mundo se vuelve más equilibrado pese a numerosas amenazas.

“Creo que el mundo, a pesar de que hoy en día vemos muchas amenazas, se vuelve más equilibrado, se está consolidando la multipolaridad”, dijo.

Putin: Ejército ruso es capaz de responder a amenazas potenciales bélicas

Fuerte Ejército

Además, mandatario ruso aseguró que su país puede sentirse seguro gracias a su fuerte Ejército y al patriotismo de sus ciudadanos.

“Un país con un territorio como el nuestro, con un sistema de defensa, con una población dispuesta a defender su independencia y soberanía (…) nos hace sentir seguros”, dijo.

El líder ruso indicó que las Fuerzas Armadas del país recibirán en los próximos meses los avanzados misiles hipersónicos Avangard capaces de burlar cualquier escudo antimisil.

Los Avangard vuelan a una velocidad 20 veces más rápida que el sonido.

Rusia, remarcó Putin, superó a sus adversarios y lidera la creación de las armas hipersónicas.

“Hemos adelantado a todos nuestros rivales en este ámbito y es que mientras algunos planean iniciar los ensayos dentro de año y medio o dos, nosotros ya incorporamos este tipo de armas a nuestros arsenales”, enfatizó.

Putin subrayó que ningún país cuenta con armas hipersónicas, excepto Rusia.

“En ese sentido, nos sentimos absolutamente seguros”, apostilló.

Deseo de cambios

Vladímir Putin también agregó que es comprensible el deseo de cambios de los ciudadanos de Rusia pero es poco probable que la mayoría de los rusos quiera cambios revolucionarios.

“La gente quiere cambios, en Rusia también los quieren”, dijo Putin.

Sin embargo, dudó de que “la mayoría de los ciudadanos rusos desee los cambios revolucionarios”.

“Ya estamos hartos de esas revoluciones, ya hemos tenido suficientes cambios revolucionarios en la historia moderna”, constató.

Provocaciones mediáticas

El presidente de Rusia relacionó el cierre del canal ruso RT en varios países con la victoria de este medio ante la competencia internacional.

“No tenemos un medio de comunicación global, tenemos solo un medio modesto y si incluso esta causa tal acidez y miedo e influye en las mentes, significa que ganamos esta competencia”, dijo el líder ruso.

Añadió que el cierre del canal ruso también es un indicio del temor a la competencia.

“Nosotros, por ejemplo, no cerramos nada aquí”, sostuvo.

Durante su discurso, Putin se dirigió a la directora de RT y de la agencia de noticias Sputnik, Margarita Simonián, al recordar que hay “quejas” en Francia por la labor del canal.

“Si tengo oportunidad de visitarles en París y si me invitan, llegaré y observaré su trabajo”, agregó.

En noviembre pasado, Washington catalogó a RT America de agente extranjero por su presunta influencia en las elecciones presidenciales estadounidenses.

Moscú respondió con una ley que le permite incluir a varios medios financiados por el Gobierno de EE.UU. en su propia lista de agentes extranjeros.

Más tarde, el Ministerio de Justicia de Rusia incluyó en la lista a nueve medios.

El regulador británico Ofcom también inició investigaciones de la actividad de la cadena RT, mientras que el regulador francés CSA acusó a RT de cobertura deshonesta y parcial de la situación en la región siria de Guta Oriental.

Australia se unió a la lista cuando abrió en julio una investigación contra RT por supuesto agente extranjero.

Además, el comité para tecnologías, cultura, deporte y medios del Parlamento del Reino Unido acusó a RT y Sputnik de intervenir en los procesos políticos e influir en la opinión de los británicos en el referéndum sobre el Brexit celebrado en junio de 2016.

Tanto las autoridades rusas, como los medios en cuestión rechazaron en repetidas ocasiones las acusaciones de injerencia en asuntos de otros países.

Sanciones de Occidente

Al referirse al tema de las sanciones occidentales, el líder ruso declaró que Rusia no planea anular en un futuro próximo sus medidas de respuesta a las sanciones impuestas en su contra por Occidente.

“En lo que se refiere a sanciones y sus consecuencias, primero, no vemos por ahora las premisas para que algo esté anulado”, dijo Putin.

Segundo, agregó, “cuanto más continúe todo eso, será menos probable que los que se fueron de nuestro mercado regresen”.

El presidente indicó que hoy día es importante crear la competencia entre los productores nacionales en Rusia y prometió seguir apoyando las actividades agrícolas.

Las relaciones entre Moscú y Occidente empeoraron a raíz de la situación en Ucrania y la adhesión de Crimea a Rusia.

Desde entonces, Estados Unidos, la Unión Europea y otros países, aprobaron varios paquetes de sanciones contra Rusia.

Moscú, que respondió a las sanciones con un embargo alimentario, ha subrayado en reiteradas ocasiones que no es parte del conflicto en Ucrania y reafirmó que la adhesión de Crimea se llevó a cabo respetando la legislación internacional y la Carta de la ONU.

Desde entonces, los países occidentales han atribuido a Rusia la interferencia en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016 y en el referéndum del Brexit, el intento de envenenamiento del agente Serguéi Skripal y su hija en el Reino Unido y los ciberataques contra instituciones internacionales como la OPAQ o la WADA.

Las autoridades rusas rechazan estas acusaciones, que consideran infundadas.

En una entrevista reciente, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov destacó que todas las acusaciones vertidas contra su país “se limitan a declarar que ‘highly likely’ [con gran probabilidad] Rusia hizo algo contrario a la ley”, sin presentar prueba alguna en concreto.

Diálogo profesional con Trump

Además, Vladímir Putin, afirmó que no es cierto que su homólogo estadounidense, Donald Trump, no escuche a nadie, y aseguró que los dos mantienen un diálogo profesional.

“Tenemos diferentes puntos de vista sobre algunas cosas y enfoques, pero es una discusión normal entre dos socios, no comparto la opinión de aquellos que dicen que no escucha a nadie, esto no es cierto”, dijo.

El mandatario ruso dijo que los dos mantienen “un diálogo profesional” y Trump “reacciona a los argumentos del interlocutor”.

Asimismo, dijo que sus encuentros con Trump fueron más positivos que negativos, pues es mejor comunicarse y mantener contactos que pelearse sin parar.

Los presidentes de Rusia y EE.UU. se dieron cita en Helsinki el pasado 16 julio para su primera cumbre oficial en la que los dos se mostraron interesados en mejorar las relaciones entre los dos países.

Antes habían mantenido dos encuentros cara a cara, en julio de 2017, paralelamente a la cumbre del G20 en Alemania, y al margen del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, en noviembre del mismo año en Vietnam.

Relaciones entre Rusia y China

Asimismo, Vladímir Putin destacó que Rusia y China deben reaccionar ante las sanciones y defender sus intereses y es lo que están haciendo.

“Es necesario siempre reaccionar y defender los intereses, pues eso es lo que estamos haciendo, China y Rusia”, dijo Putin al ser preguntado cómo Rusia responderá a las sanciones y qué consejo daría a China.

El mandatario ruso alertó de que, si EE.UU. y China continúan su intercambio de aranceles, llegará a costar hasta 1,5 billones de dólares para cada parte y afectará toda la economía mundial.

Putin reconoció, a la vez, que China y Rusia todavía tienen algo que aprender de EE.UU. cuya economía es “de alta tecnología e introduce rápidamente decisiones modernas e innovadoras”.

“Pero de todos modos, el mundo cambia, la economía mundial cambia, y los ritmos de crecimiento de la economía china son altos”, señaló.

EE.UU. y China, primera y segunda economías del mundo, respectivamente, se han enzarzado en una guerra comercial a gran escala en los últimos meses, las tarifas a sus importaciones, que los países se fijaron mutuamente, ascienden a miles de millones de dólares.

La última ronda de tarifas estadounidenses entró en vigor en septiembre, lo que China tampoco dejó sin respuesta, mientras las relaciones entre ambos países se deterioraron aún más.

El mandatario ruso añadió que la confianza en las relaciones ruso-chinas tiene hoy día un nivel sin precedentes.

Al responder a la pregunta de si Moscú y Tokio han alcanzado un nivel de confianza suficiente para firmar el tratado de paz, el mandatario adujo el ejemplo de las relaciones ruso-chinas.

“Sostuvimos con China un debate en torno a problemas territoriales durante 40 años, —¡se imaginan ustedes, durante 40 años!—, en ese período hubo de todo, al fin logramos firmar el Tratado de Amistad, alcanzando un nivel de confianza sin precedentes, según nuestras valoraciones mutuas”, refirió, agregando que el problema territorial seguía pendiente en el momento de la firma.

Los debates sobre el asunto territorial continuaron y por fin Rusia y China supieron hallar una solución de componenda, detalló el presidente.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

34 + = 37