El presidente estadounidense desató una nueva polémica al defender a un legislador que el año pasado fue condenado por hacerle una toma de lucha a un reportero que le hizo una pregunta sobre la ley de Salud.

El presidente estadounidense, Donald Trump, desató una nueva polémica al defender a un legislador que el año pasado fue condenado por hacerle una toma de lucha a un reportero que le hizo una pregunta sobre la ley de Salud.

Sus comentarios provocaron amplias críticas dentro y fuera de Estados Unidos. El Comité para la Protección de Periodistas tachó de “indecente” la postura de Trump en una época en la que son asesinados y encerrados periodistas en todo el mundo, según Aljazeera.

La asociación de corresponsales de la Casa Blanca acusó al mandatario republicano de alentar la violencia contra los medios.

“Todos los estadunidenses deberían rechazar los elogios del presidente a una agresión contra un periodista que hacía su trabajo, protegido por la Constitución (…) Esto constituye la celebración de un crimen”, censuró el presidente de la asociación, Oliver Knox.

Varios diarios estadounidenses se sumaron a las críticas contra Trump, mientras un vocero de la primera ministra británica, Theresa May, señaló que “cualquier violencia o intimidación a un periodista es completamente inaceptable”.

Trump revela la desconfianza que reina la Casa Blanca

Greg Gianforte, un representante de Montana en la Cámara de Representantes, tuvo un altercado en 2017 con un reportero del diario británico The Guardian, Ben Jacobs, y lo derribó al suelo empleando una llave de lucha.

Gianforte no fue encarcelado, aunque se declaró culpable del ataque. Su caso volvió a llamar las atenciones después de que Trump elogiara a él como un “líder increíble de Montana”.

“Cualquiera que pueda hacer un body slam es mi tipo de persona (…) No luchen nunca contra él”, agregó el magnate. El body slam es un movimiento de lucha que consiste en levantar al adversario y arrojarlo al suelo.

Compartir: