El gobierno estadounidense anunció un aumento drástico en el arresto de familias de inmigrantes en la frontera entre este país y México.

El gobierno estadounidense anunció un aumento drástico en la detención de familias migrantes en la frontera entre este país y México.

“Agentes estadounidenses arrestaron a casi 17.000 miembros de unidades familiares que intentaron cruzar la frontera entre Estados Unidos y México en septiembre, un aumento de un 31 por ciento respecto al mes anterior”, informaron las autoridades, citadas por Reuters.

La fuente agregó que los funcionarios estadounidenses consideraron la cifra “como evidencia de una crisis fronteriza, ya que esos grupos son más difíciles de detener y deportar debido a las protecciones que ofrece la ley estadounidense a los menores”.

En total, fueron arrestados más de 397.000 inmigrantes indocumentados que iban a cruzar la frontera en el año fiscal 2018, que concluyó el pasado 30 de septiembre. Las estadísticas indican un alza significativa en comparación con las 304.000 detenidas en 2017.

Desde su llegada al poder, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha impuesto severas restricciones a la entrada al país de los solicitantes de asilo indocumentados.

A principios de 2017, Trump aplicó la política de “tolerancia cero” para disuadir a las familias que buscan una vida mejor en Estados Unidos y separó a miles de niños de sus padres, lo que provocó críticas a nivel mundial contra Washington.

Trump debe recibir un castigo judicial por el caso de niños migrantes

Además, Trump ha amenazado en los últimos días con recortar su ayuda financiera a los países centroamericanos si no frenan el flujo de solicitantes de asilo hacia Estados Unidos.

Con estas amenazas, Trump ha reaccionado a la caravana de inmigrantes que según la ONU incluye a más de 7.000 personas, en su mayoría hondureños, y que se está dirigiendo hacia el país norteamericano.

La Administración de Trump considera a los inmigrantes indocumentados como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos alegando que muchos de ellos son delincuentes.

Compartir: