El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consideró el martes la región de Oriente Medio como una “parte desagradable del planeta”, refiriéndose al ambiguo caso del periodista disidente saudí, Jamal Jashoggi.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consideró el martes la región de Oriente Medio como una “parte desagradable del planeta”, refiriéndose al ambiguo caso del periodista disidente saudí, Jamal Jashoggi.

“Si sucedió lo que sucedió y si se verifican los hechos, entonces es algo muy malo”, así criticó Trump la posible implicación de su aliado número uno en Oriente Medio en el asesinato de Jashoggi, quien fue visto por última vez el 2 de octubre en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

No obstante el mandatario norteamericano defendió los nexos amistosos con la monarquía saudí, calificándola de “un muy buen aliado” y agregó que “nos han estado ayudando mucho con respecto a Israel. Han financiado muchas cosas”, según The Hill.

Rohani: “Sin luz verde de EEUU, nadie se atrevería cometer asesinato como el de Jashoggi”

Desde que se perdió el rastro del columnista del diario The Washington Post, Riad ha ofrecido diferentes versiones de lo sucedido. En un principio, afirmaron que Jashoggi había abandonado la sede diplomática, pero, después de 18 días y tras salir a la luz numerosas evidencias, se vieron obligados a confirmar su muerte, aunque la achacaron a una “pelea”.
En otra parte de sus declaraciones, Trump aprovechó la oportunidad para repetir las críticas de siempre hacia la situación de los derechos humanos en Irán y tachó de “vicioso y horrible” lo que le han hecho a la gente en este país.

Es de recordar que los derechos humanos al estilo estadounidense se traducen en una larga historia de crímenes y violaciones cometidos dentro y fuera de las fronteras del país norteamericano. Desde que fue fundado en 1776, es decir hace 242 años, ha estado en guerra un total de 225 años en diferentes partes del planeta.

Compartir: