El presidente de Turquía aseveró que la orden del asesinato del periodista saudí Jamal Jashoggi vino de los “más altos niveles” de la monarquía de los Al Saud.

El presidente de Turquía aseveró que la orden del asesinato del periodista saudí Jamal Jashoggi vino de los “más altos niveles” de la monarquía de los Al Saud.

“Sabemos que la orden de matar a Jashoggi vino de los niveles más altos del gobierno saudí”, señaló Recep Tayyip Erdogan en una columna de opinión publicada por el diario estadounidense The Washington Post.

“Sabemos que los perpetradores están entre los 18 sospechosos detenidos en Arabia Saudí. También sabemos que esos individuos vinieron [a Turquía] para llevar a cabo sus órdenes: maten a Khashoggi y váyanse”, agregó.

No obstante, Erdogan exculpó al rey saudí, Salman bin Abdulaziz al comentar que “No creo ni por un segundo que el rey Salman, custodio de las mezquitas sagradas, ordenara el ataque contra Jashoggi”.

Jashoggi, columnista del periódico The Washington Post, desapareció el pasado 2 de octubre tras ingresar en el consulado saudí, adonde había ido para recoger varios papeles.

Mientras el Consulado insistía en que el periodista había salido de la sede diplomática, el diario estadounidense comunicó, citando a sus propias fuentes, que en realidad fue torturado, asesinado y descuartizado.

El 19 de octubre, ante las presiones de la comunidad internacional, Arabia Saudí admitió que Jashoggi falleció en “una pelea” en el consulado.

La prometida de Jashoggi responsabiliza a Riad por el asesinato

El 21 de octubre el canciller saudí, Adel al Jubeir, aseguró que el asesinado fue “una operación no controlada, donde ciertas personas abusaron de sus poderes”, pero el jueves pasado el fiscal general de Arabia Saudí, Saud al Mojeb, admitió que los sospechosos de asesinar a Jashoggi “cometieron el crimen de manera premeditada”.

Las autoridades saudíes detuvieron a 18 personas en el marco de la investigación del caso, que sigue en marcha.

Compartir: