Una senadora canadiense se sumó a las voces contra la esterilización forzada a mujeres indígenas en Canadá y pidió investigaciones.

Una senadora canadiense se sumó a las voces contra la esterilización forzada a mujeres indígenas en Canadá y pidió investigaciones.

“Me han contactado muchas mujeres de todo el país pidiendo ayuda”, dijo la senadora Yvonne Boyer, quien instó a sus pares legislativos a que se lleve a cabo un estudio para conocer el alcance real de esta práctica a nivel nacional, según El País.

Nuevas revelaciones llegan días después de que la ONG pro derechos humanos Amnistía Internacional exigiera a Ottawa poner fin a esta práctica inhumana.

Previamente, la cadena CBC había emitido una serie de reportajes en 2015 con testimonios de algunas mujeres sometidas a este método, entre 2008 y 2012. Posteriormente, Canadá abrió una investigación encargando a Judith Bartlett, profesora de medicina en la Universidad de Manitoba, y la también abogada especializada en derechos humanos, Yvonne Boyer.

El número de estadounidenses que buscan asilo en Canadá aumenta un 500 %

En su informe publicado en julio de 2017, los dos investigadores recogieron testimonios de esta índole: “Me insistieron en que el procedimiento era para no superar el tamaño óptimo de una familia”, “el médico me indicó que era el único método para no quedar otra vez embarazada”, “me hablaron con términos técnicos que no comprendí y me sentí forzada a firmar la autorización”.

Según cifras oficiales, la población de 1,4 millones de indígenas del país norteamericano registra elevados índices de pobreza y una esperanza de vida más baja que otros ciudadanos canadienses, además de ser la principal víctima de delitos relacionados con la violencia y la discriminación.

Compartir: