La capital francesa, París, se convirtió el fin de semana en campo de batalla entre la Policía y los llamados “chalecos amarrillos”.

La capital francesa, París, se convirtió el fin de semana en campo de batalla entre la Policía y los llamados “chalecos amarrillos”.

Las protestas contra las políticas económicas del presidente Emmanuel Macron sembraron caos en los Campos Elíseos. Según las cifras oficiales citadas por AFP, 24 personas resultaron heridas y otras 130 fueron detenidas en los disturbios registrados en la zona.

Mientras la Policía, que desplegó más de 5.000 agentes en París, lanzaba gases lacrimógenos y el cañón de agua contra los manifestantes, las calles ardían en llamas. Los choques dejaron grandes daños materiales en la ciudad.

En general, más de 100.000 personas tomaron parte en 16.00 protestas en todo el país. En París, el número de los manifestantes ascendió a los 8.000.

“Vergüenza por los que atacaron (a los agentes)… No hay lugar para la violencia en la República (francesa)”, denunció Macron en un mensaje en Twitter.

Arrestan a 6 sospechosos de preparar un ataque contra Macron en Francia

Las movilizaciones de los “chalecos amarillos”, que están sacudiendo Francia en las últimas dos semanas, se produjeron en reacción a la subida del precio de los combustibles, que a juicio de los manifestantes, ha conducido al aumento del costo de vida en el país, especialmente en las zonas rurales.

AFP agregó que “se espera que Macron anuncie nuevas medidas la próxima semana en un intento por suavizar el impacto del aumento de los carburantes y restablecer un diálogo con los descontentos”.

Compartir: