Este domingo el rey emérito de España, Juan Carlos I, se encontró con el heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, en Abu Dabi.

Este domingo el rey emérito de España, Juan Carlos I, se encontró con el heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, en Abu Dabi.

Ambos se habían trasladado a la capital de los Emiratos Árabes Unidos para disfrutar del gran premio de Fórmula 1 que se celebraba allí, donde coincidieron y se saludaron amistosamente, según RT.

Según los medios, Mohamed bin Salmán es la persona que habría ordenado el asesinato del periodista saudí Jamal Jashoggi que conmocionó a la opinión pública mundial. De acuerdo con el periódico turco Hürriyet, la CIA está en posesión de la grabación de una llamada telefónica en la que se escucha al príncipe heredero dando la orden de “silenciar a Jamal Jashoggi lo antes posible”.

Jashoggi desapareció después de entrar en el edificio de la embajada de su país en Turquía, de donde nunca salió. Según las investigaciones llevadas a cabo, habría sido asesinado y descuartizado en su interior y sus restos sacados del país, posiblemente, como valija diplomática.

La amistad del Juan Carlos I con la familia real saudí es sobradamente conocida y siempre ha corrido el rumor de que las excelentes relaciones comerciales entre ambos países eran obra suya. A pesar de ello, esta instantánea resulta comprometedora tanto para la Casa Real española, ahora encabezada por su hijo, el rey Felipe VI, como para el Gobierno español.

El reconocido periodista Ramón Lobo se preguntaba a través de su perfil de Twitter, entre otras cuestiones, si el monarca emérito pidió permiso al Gobierno para hacerse una foto “tan comprometedora para España”.

El Gobierno evita valorar la fotografía

Por su parte, el Ejecutivo, a través de su portavoz, la ministra de Educación Isabel Celaá, no ha querido valorar la imagen y se ha limitado a decir: “Nosotros tenemos el respeto al rey emérito que se merece”, tras ser preguntada por los periodistas, recoge Europa Press.

Asimismo, el ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, ha tildado el encuentro de “casual” y ha afirmado que no tiene más información, porque “el Gobierno no es responsable de la agenda del rey emérito”, aunque ha opinado que posiblemente “no estaba previsto”.

Bin Salman buscaba ataque israelí a Gaza para tapar caso Jashoggi

Lo cierto es que Mohamed bin Salmán viajará este fin de semana a la reunión del G20 en Argentina, donde también está previsto que acuda el presidente español, Pedro Sánchez. Al respecto, Celaá ha asegurado que ignora si habrá un encuentro entre ambos mandatarios: “Cada cosa a su tiempo”, ha dicho.

Desde la Casa Real han afirmado que no hacen “ningún comentario sobre las actividades privadas” de sus miembros, según declaraciones de un portavoz recogidas por el diario Público.

Críticas a la instantánea en Twitter

Desde las formaciones políticas ya se han producido diversas reacciones críticas con este suceso. Podemos e Izquierda Unida (IU) han censurado la imagen a través de algunos de sus líderes más importantes. Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos, ha dicho que “esto sí que es humillar a España y a los españoles”, y Alberto Garzón, coordinador de IU, ha tachado la foto de “símbolo”.

Por su parte, el conocido periodista Jesús Cintora ha denominado la instantánea como “la foto de la vergüenza”. Otros populares comunicadores como Íñigo Sáenz de Ugarte o Rosa María Artal se han expresado en términos parecidos.

Asimismo, otras muchas personas han querido mostrar su reacción a esta imagen. Algunas de las palabras más repetidas han sido “bochorno” o “vergüenza”:

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

76 − 68 =