Según el politólogo Andréi Manoilo, el incidente del estrecho de Kerch entre Rusia y Ucrania fue

Según el politólogo Andréi Manoilo, el incidente del estrecho de Kerch entre Rusia y Ucrania fue “una acción planificada y acordada con EE.UU.”.

Desde la noche del 25 de noviembre, en Ucrania se celebran acciones de protesta tras el incidente en el mar de Azov. Así, los activistas lanzaron bengalas y granadas de humo contra la Embajada rusa en Kiev. Las ciudades de Leópolis, Járkov y Odesa albergaron manifestaciones de protesta.

En este contexto, la Embajada rusa en EE.UU. instó a Washington a “poner a raya a sus protegidos” en Ucrania, según Sputnik.

El doctor en Ciencias Políticas y profesor de la Universidad Estatal de Moscú Lomonósov, Andréi Manoilo, comentó la situación para Sputnik. El experto calificó la petición de los diplomáticos rusos como una iniciativa absolutamente adecuada.

“La provocación organizada por el Consejo de Seguridad de Ucrania con los buques de la Marina de Guerra ucraniana en el estrecho de Kerch es una acción planificada y acordada con Estados Unidos. Seguramente habrá otras”, comentó.

El analista destacó que EE.UU. ya se mostró dispuesto a mandar a la zona sus fuerzas de despliegue rápido.

Manoilo constató que Rusia debería mantener la calma y no dejarse provocar, dado que los incidentes tienen por objeto causar la respuesta de Rusia.

“Hay que darse cuenta de que esta no es una improvisación de los servicios secretos de Ucrania, sino un plan bien elaborado. Sería mejor que Rusia lograra anticipar la situación y actuar en oposición al plan de Kiev y Washington”, dijo.

El experto agregó que la actividad de los neonazis en Ucrania le preocupa tanto a Rusia, como a otros tantos países. Así, incluso algunas fuerzas políticas de EE.UU. también se pronuncian en contra del resurgimiento del nazismo en el país.

Ucrania pide ayuda militar internacional para contener a Rusia

“Actualmente hasta los países occidentales se percatan de cómo son las fuerzas que ganaron poder en Ucrania en 2014. Queda claro que no hay nazismo o fascismo que pase mucho tiempo dentro de las fronteras de cierto país. A continuación suele surgir la expansión. Y es esto lo que observamos ahora”, concluyó.

El 25 de noviembre, en el mar de Azov fueron detenidos tres buques de la Marina de Guerra ucraniana —las lanchas artilladas Berdiansk y Nikopol y el remolcador Yani Kapu—, informó el Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB) alegando que habían estado realizando una maniobra peligrosa y desobedecieron cuando los barcos de escolta de la guardia costera y la Flota del Mar Negro de Rusia les ordenaron parar de inmediato.

Después del incidente, la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania aprobó la imposición de la ley marcial por 30 días a partir del 26 de noviembre en las zonas situadas a lo largo de la frontera rusa, del sector de Transnistria de la frontera entre Ucrania y Moldavia y también a lo largo de la costa de los mares Negro y de Azov.

El Kremlin que calificó el incidente naval con Ucrania de “provocación muy peligrosa”, defendió las acciones de los guardacostas rusos al subrayar que actuaron en conformidad con la ley. Las autoridades rusas abrieron una investigación penal por el cruce ilegal de la frontera.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

24 − = 17