Rusia trata de desplegar sus nuevos sistemas de misiles S-400 en Crimea después del aumento de las tensiones con Ucrania.

Rusia trata de desplegar sus nuevos sistemas de misiles S-400 en Crimea después del aumento de las tensiones con Ucrania.

Rusia dijo el miércoles que enviaría más de sus nuevos sistemas de misiles antiaéreos S-400 a Crimea y un reportero de Reuters vio un buque de guerra ruso que se desplegaba en las inmediaciones, mientras aumentan las tensiones con Ucrania tras apresar Moscú tres barcos de la marina ucraniana.

Rusia ha estado enviando nuevo material militar de manera regular a Crimea desde que en 2014 se anexionó la península, antes territorio de Ucrania, convirtiéndola —según medios respaldados por el Kremlin, citado por La Vanguardia— una fortaleza.

El anuncio de Moscú sobre los nuevos misiles se produjo después de que Rusia apresara tres embarcaciones ucranianas y a sus tripulaciones el domingo al considerar que habían invadido aguas rusas, algo que Ucrania niega. Kiev introdujo la ley marcial en partes del país después del incidente, diciendo que temía una posible invasión rusa.

El episodio corre el riesgo de descarrilar una reunión entre el presidente estadounidense Donald Trump y el presidente ruso Vladímir Putin en la reunión del G20 que se celebra en Argentina a finales de esta semana. Trump dijo el martes que podría cancelar la reunión debido al incidente, pero el Kremlin dijo el miércoles que pensaba que aún estaba en la agenda.

Agencias de noticias rusas recogieron declaraciones de Vadim Astafyev, portavoz del distrito militar del sur de Rusia, en las que afirmaba que pronto se entregaría un nuevo batallón de misiles S-400 a Crimea y que estarían operativos a finales de año.

El presidente ruso, Vladímir Putin, defendió hoy el uso de la fuerza por parte de los guardacostas rusos en el mar Negro y aseguró que, si hubieran actuado de otra forma, habría que “llevarlos a juicio”. ”¿Cómo deberían haber actuado? Si ellos hubieran actuado de otra forma, habría que haberlos llevado a todos a juicio. Cumplieron su deber militar”, dijo Putin durante un foro económico.

Putin aseguró que los barcos ucranianos violaron las aguas territoriales rusas e ignoraron las demandas de los guardacostas rusos, que cumplieron “sus funciones legales de defensa de la integridad territorial la Federación Rusa”.

”No se sabía qué se proponían hacer. Mientras no respondían a las demandas de nuestros guardias fronterizos tomaron rumbo fijo hacia nuestro puente”, dijo, en clara alusión a los supuestos planes de organizar una provocación en el puente de Crimea inaugurado por el jefe del Kremlin en mayo pasado. Y subrayó que las aguas territoriales donde los buques ucranianos cometieron la provocación “siempre” fueron rusas, incluso antes de la “reunificación” de la península con Rusia.

Al mismo tiempo, Putin describió lo ocurrido de “incidente fronterizo” y negó que puede hacerse un paralelismo con lo ocurrido en la península en marzo de 2014, cuando Rusia se anexionó ese territorio. ”Esa fue otra historia, más grande. Al igual que la terrible guerra civil en Ucrania…Y entonces no se introdujo ningún estado de excepción y ahora hay un pequeño incidente en el mar Negro y se declara”, apuntó.

A su vez, acusó hoy al líder ucraniano, Petro Poroshenko, de provocar a Rusia en el mar Negro para salir reelegido en las elecciones de marzo de 2019. ”El incidente en el mar Negro fue provocación organizada, sin lugar a dudas, por las autoridades, incluido el actual presidente en vísperas de las elecciones presidenciales en Ucrania en marzo del próximo año”, afirmó.

Repitiendo los argumentos del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), Putin aseguró que entre los tripulantes de los buques atrapados habían agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania. ”Hay señales claras de que era una provocación preparada de antemano precisamente para utilizarla como excusa para declarar el estado de excepción”, explicó.

En conversación telefónica Putin instó ayer a la canciller alemana, Angela Merkel, a persuadir a Kiev para que no dé más pasos “irreflexivos”, al tiempo que advirtió que “toda la responsabilidad” por lo ocurrido y los riesgos que conlleva recaen en las autoridades ucranianas.

EEUU promete apoyar a Ucrania en “una guerra a gran escala” contra Rusia

 

Compartir: