Hace solo casi 5 años, Siria iba a convertirse en el epicentro de una posible Tercera Guerra Mundial. El expresidente estadounidense Barack Obama finalmente decidió no involucrar a su país en otra guerra que podía incluir también a Rusia, aliado clave del gobierno de Bashar al-Asad, dado el fracaso de las anteriores aventuras militares de Washington en países como Afganistán (2001) e Irak (2003).

Hace solo casi 5 años, Siria iba a convertirse en el epicentro de una posible Tercera Guerra Mundial. El expresidente estadounidense Barack Obama finalmente decidió no involucrar a su país en otra guerra que podía incluir también a Rusia, aliado clave del gobierno de Bashar al-Asad, dado el fracaso de las anteriores aventuras militares de Washington en países como Afganistán (2001) e Irak (2003).

Aprovechando la situación, Rusia tomó la iniciativa y desempeñó un papel relevante al ayudar al Ejército sirio a recuperar la mayor parte de los territorios que había perdido desde el inicio de la crisis en 2011.

Ahora, el barril de pólvora listo para estallar se encuentra en el mar de Azov. Rusia y Ucrania están al borde de la guerra después de una confrontación militar hace días.

La primera chispa

Todo comenzó el día 25 de noviembre, cuando los guardacostas rusos capturaron tres navíos militares ucranianos y a 24 marinos a bordo, acusados de haber entrado ilegalmente en las aguas territoriales rusas. Los marinos, tres de los cuales resultaron heridos por el fuego de los rusos, fueron puestos bajo detención provisional de dos meses después de comparecer ante tribunales.

Los hechos tuvieron lugar en el estrecho de Kerch, que comunica el mar Negro y el mar de Azov y que separa a la Península de Crimea, de Rusia continental. Los dos vecinos están sumergidos en un tira y afloja desde la anexión de la Península de Crimea a Rusia.

La postura de Ucrania

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, no descartó una guerra con Rusia advirtiendo sobre el significativo aumento de tropas y equipos militares rusos en las fronteras entre los dos países.

“(Desde 2014), el número de soldados se triplicó, el de los blindados se quintuplicó y el de la artillería se multiplicó casi por diez (…) No deseo que alguien piense que se trata de un juego de niños. Ucrania está frente a la amenaza de una guerra total con la Federación rusa”, afirmó Poroshenko en declaraciones a la televisión ucraniana.

Con la orden de Poroshenko y después de la aprobación del Parlamento ucraniano, Kiev aplicó el miércoles la llamada ley marcial en 10 regiones fronterizas con Rusia. Es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que Ucrania ha declarado este “estado de excepción”. Esa ley permitió a las autoridades ucranianas movilizar a la población, controlar los medios y limitar las reuniones públicas.

La reacción de Rusia

Una palabra clave han utilizado las autoridades rusas en los últimos días para describir lo que sucedió el 25 de noviembre: provocación.

Para el presidente ruso, Vladímir Putin, “en lo que concierne al incidente en el mar Negro, es una provocación que sin duda fue organizada por el actual Gobierno, incluso por el presidente, en vísperas de las elecciones presidenciales en Ucrania en marzo del próximo año”.

Putin y otros funcionarios rusos creen que Poroshenko va a mostrarse como un héroe ante la nación ucraniana agudizando las tensiones con Moscú para aumentar su popularidad y ganar los próximos comicios, una idea que comparten muchos expertos políticos.

Las encuestas indican que los índices de aprobación de Poroshenko han reducido considerablemente en los últimos meses. De acuerdo con una reciente encuesta del Instituto Ucraniano de Sociología en colaboración con el Centro Razumkov, el presidente solo cuenta con el 10% de los votos mientras la ex primera ministra Yulia Timoshenko es la favorita con un 21% de los sufragios frente al 11% del actor Vladimir Zelensky.

EEUU promete apoyar a Ucrania en “una guerra a gran escala” contra Rusia

Rusia y Ucrania rozan la guerra

El presidente ucraniano ha pedio a la OTAN desplegar buques de guerra a mar de Azov para apoyar a su país en un posible enfrentamiento militar con Rusia.

Por su parte, Rusia informó el miércoles que enviaría más de sus nuevos sistemas de misiles antiaéreos S-400 a Crimea, mientras la agencia británica Reuters confirmaba que un buque de guerra ruso se desplegaba en las inmediaciones de la península.

¿La Tercera Guerra Mundial?

Estados Unidos y Europa son un férreo aliado de Kiev desde la crisis que golpeó Ucrania en 2014 y condujo a la destitución del presidente prorruso Víktor Yanukóvich. Las tensiones que surgieron en el mar de Azov podrían llevar al mundo a una guerra que no se limita a Rusia y Ucrania.

Poroshenko asegura que el secretario de Estado de Estados Unidos le prometió en una conversación telefónica asistencia militar a Ucrania contra la amenaza rusa.

Si las tensiones continúan agravarse, el mundo no estará lejos de otra guerra devastadora cuyas consecuencias no podría imaginarse ni un presidente ambicioso como Poroshenko ni otras partes del conflicto.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

69 − 59 =