La parte estadounidense no ha proporcionado ninguna evidencia de que Rusia supuestamente viola el tratado INF ha declarado este miércoles Vladímir Putin.

La parte estadounidense no ha proporcionado ninguna evidencia de que Rusia produce armas prohibidas, ha declarado este miércoles Vladímir Putin.

La parte estadounidense no ha proporcionado ninguna evidencia de que Rusia supuestamente viola el tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés), ha declarado este miércoles el presidente ruso, Vladímir Putin, al comentar la reciente declaración del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, de que Washington se retiraría de dicho acuerdo dentro de 60 días “si Moscú no vuelve a cumplirlo”, según la agencia de noticias RT.

Putin ha señalado que “la declaración del señor Pompeo fue algo tardía; al principio, la parte estadounidense anunció que tenía la intención de retirarse del tratado INF, y luego comenzó a buscar las razones por las cuales deberían hacerlo”.

“La justificación más importante es que nosotros estamos violando algo. Al mismo tiempo, como de costumbre, no se proporciona ninguna evidencia de estas violaciones por nuestra parte”, ha hecho hincapié el mandatario ruso.

Moscú: Fuerzas nucleares rusas se modernizan ante escudo de misiles de EEUU

Una respuesta “muy simple”

El presidente ha indicado que “lo más simple y familiar para los ciudadanos occidentales” en la búsqueda de culpables es echar la culpa a Rusia. No obstante, Putin ha subrayado que “esto no es así” y que Moscú está en contra de la destrucción de este tratado. “Pero si esto sucede, reaccionaremos en consecuencia”, ha advertido.

Asimismo, Putin ha anunciado que si, después de retirarse del tratado INF, EE.UU. se provee de misiles de alcance medio y corto, Rusia hará lo mismo. Además, el presidente ruso ha advertido de que algunos otros países ya están produciendo armas prohibidas.

“Muchos otros países —es probable que aproximadamente una decena— producen armas prohibidas, mientras que Rusia y Estados Unidos se han limitado bilateralmente. Ahora, al parecer, nuestros socios estadounidenses creen que la situación ha cambiado tanto que EE.UU. también debe tener estas armas ¿Cuál será nuestra respuesta? Muy simple: lo haremos entonces también”, ha explicado el líder ruso.

Este 4 de diciembre, Pompeo anunció que su país no producirá y no desplegará proyectiles de alcance medio y corto ni realizará pruebas con ese armamento durante los próximos 60 días pero, en ese mismo plazo, Rusia deberá “volver a cumplir” con sus obligaciones establecidas en el tratado INF, porque, si Moscú no lo hace, Washington abandonará ese acuerdo.

El 20 de octubre pasado, el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció su intención de retirarse del tratado INF, alcanzado en 1987 entre EE.UU. y la entonces URSS.

Según el Kremlin, la salida estadounidense del pacto es una posibilidad preocupante que convertiría al mundo en un lugar más peligroso. Además, las intenciones de EE.UU. de abandonar el tratado forzarán a Rusia a tomar medidas de seguridad.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

39 − = 32