Rusia ha reforzado sus capacidades nucleares en respuesta al reforzamiento del sistema global de defensa de misiles de EEUU.

Rusia ha reforzado sus capacidades nucleares en respuesta al reforzamiento del sistema global de defensa de misiles de EEUU.

“Mientras Estados Unidos estaba construyendo su escudo global de misiles, Rusia aumentó el potencial de combate de sus fuerzas nucleares estratégicas terrestres”, indicó el miércoles el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Valery Gerasimov, según recoge la agencia local de noticias TASS.

En una reunión sostenida con agregados militares de diferentes países en Moscú (capital rusa), Gerasimov puso de relieve que la Fuerza de Misiles Estratégicos de Rusia está siendo rearmada con los sistemas de misiles Yars y el complejo de misiles Avangard avanzados.

Además, agregó el general ruso, Moscú ha probado exitosamente misiles balísticos Sarmat.

“Esto ha garantizado la detección de misiles balísticos desde todas las direcciones de misiles y por cualquier tipo de trayectoria de vuelo”, agregó; no obstante, insistió en que Rusia no está involucrada en una “carrera armamentista ruinosa”.

El potencial de las fuerzas nucleares estratégicas se mantiene a través de la modernización de los bombarderos estratégicos Tupolev Tu-160 y Tu-95MS, explicó Gerasimov, antes de detallar que Rusia está suministrando a estos aviones motores más potentes y modernos equipos a bordo.

Rusia: EEUU creará nueva guerra donde todos lucharán contra todos

De igual modo, en otro momento de sus afirmaciones, el funcionario ruso arremetió contra los intentos de EE.UU. por “dominar el mundo”. “Uno de los principales factores destructivos que complican la situación internacional son las actividades estadounidenses que tienen el objetivo de mantener su papel dominante en el mundo y de excluir a otros países de la competencia”, denunció.

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó el pasado octubre con sacar a su país del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio Washington-Moscú (INF, por sus siglas en inglés), suscrito en 1987 por Washington y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Ante esta situación, Rusia ha advertido de que responderá al posible retiro de Washington del tratado de misiles INF con la fabricación de unas armas “sin parangón”.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 50 = 51