Francia abre una investigación sobre una posible interferencia rusa en las protestas de los llamados “chalecos amarillos”.

Francia abre una investigación sobre una posible interferencia rusa en las protestas de los llamados “chalecos amarillos”.

De acuerdo con la Alianza para la Seguridad de la Democracia Nacional (ASD, por sus siglas en inglés), alrededor de 600 cuentas de Twitter que promueven ideas próximas al Kremlin han comenzado a centrarse en Francia, según informó el domingo el medio estadounidense Bloomberg.

Al respecto, el canciller galo, Jean-Yves Le Drian, aseguró ayer domingo que los servicios de seguridad franceses están analizando el uso del hashtag #giletsjaunes (nombre francés para el movimiento de los llamados “chalecos amarillos”) entre los usuarios de Tiwtter.

Blommberg recoge que gran parte del material tuiteado proviene de medios de comunicación estatales rusos, como el sitio web de noticias Sputnik, la red de televisión Russia Today y Ruptly, una agencia de noticias en vídeo con sede en Alemania que pertenece a RT.

Uso de gas lacrimógeno y cientos de detenidos durante la protesta en París

Rusia ha sido acusada de usar los medios sociales para influir en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. y en otros lugares. En este contexto, algunos informes apuntan a Moscú como responsable de respaldar varios ataques cibernéticos para socavar la campaña de 2017 del ahora presidente francés, Emmanuel Macron.

La ASD es un grupo de defensa de seguridad nacional transatlántico bipartidista formado en julio de 2017 con el objetivo de contrarrestar los esfuerzos de Rusia para socavar las instituciones democráticas en los Estados Unidos y Europa.

Compartir: