Casa Blanca condena a Rusia y China por violar la libertad de religión

Los funcionarios de la Administración estadounidense instaron el martes a varios países, entre ellos Rusia y China, a poner fin a la violación sistemática de la libertad religiosa.

Muchos estados “participan en violaciones sistemáticas, continuas y graves contra la libertad de la religión o las toleran”, señalo el embajador general de EE.UU. para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, para luego compartir un comunicado del secretario de Estado, Mike Pompeo, que incluye una lista de países acusados ​​de violar este derecho.

Según el documento, Birmania, China, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Pakistán, Sudán, Arabia Saudí, Tayikistán y Turkmenistán son considerados países de particular preocupación. Mientras tanto, las Comoras, Rusia y Uzbekistán fueron colocados en una “lista de vigilancia especial”, es decir los gobiernos que han participado o tolerado “graves violaciones de la libertad religiosa”.

“En demasiados lugares en todo el mundo, la gente se enfrenta hostigamientos, arrestos o incluso la muerte por simplemente vivir sus vidas de acuerdo con sus creencias”, afirmó Pompeo el martes en su declaración sin describir exactamente cómo el Gobierno de Trump planea responder a las llamadas violaciones de la libertad religiosa.

Trump aumenta gasto militar de EEUU por miedo a Rusia y China

China ha sido objeto de escrutinio recientemente por maltratar musulmanes uigures, que viven en la provincia occidental de Xinjiang. Se estima que millones de musulmanes uigures han sido detenidos por el Gobierno chino y transferidos a campos de concentración, donde se someten a programas de “reeducación” para hacerlos supuestamente ‘más chinos’.

En septiembre, la organización internacional ‘Human Rights Watch’ emitió un informe de 117 páginas que presentaba evidencia de “la detención arbitraria masiva de musulmanes, tortura y maltratos, y controles cada vez más generalizados de sus vidas diarias por parte del Gobierno chino”.

Por otro lado, EE.UU. también acusa al Gobierno ruso de violar la libertad religiosa de los seguidores de la denominación cristiana de ‘Testigos de Jehová’, haciéndole difícil para ellos ejercer su fe en el país. Moscú designó a ‘Testigos de Jehová’ como una secta religiosa en 2017.

Actualmente, alrededor de 98 miembros del grupo se enfrentan cargos penales en Rusia. Según fuentes de Newsweek entre los seguidores de esta secta religiosa, la situación se ha vuelto tan peligrosa para los testigos de Jehová en Rusia que muchos han comenzado a huir a los campos de refugiados en Finlandia.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

92 − 82 =