Las reclamaciones sobre las armas nucleares a bordo de los bombarderos estratégicos rusos Túpolev Tu-160 rusos en Venezuela son falsas, declaró el Ministerio de Exteriores de Rusia en un comunicado.

Las reclamaciones sobre las armas nucleares a bordo de los bombarderos estratégicos rusos Túpolev Tu-160 rusos en Venezuela son falsas, declaró el Ministerio de Exteriores de Rusia en un comunicado.

La Cancillería rusa aseguró que vuelo de los bombarderos rusos a Venezuela no constituye una violación del Tratado de Tlatelolco.

“La Federación de Rusia acata de manera cabal y estricta los compromisos que asumió en el marco del Protocolo Adicional II anexo al Tratado para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco), de no emplear armas nucleares ni amenazar con su empleo contra las Partes Contratantes. El vuelo de los bombarderos estratégicos rusos a Venezuela no viola en modo alguno las cláusulas del Tratado”, aclaró la Cancillería en un comunicado, según Sputnik.

La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) señaló anteriormente que la posibilidad de que aviones con capacidad de uso de armas nucleares provenientes de Rusia se encuentren en territorio venezolano puede violar las normas fundamentales del derecho internacional, en concreto, el artículo 1 del Tratado de Tlatelolco que prohíbe el recibo, almacenamiento o posesión de armas nucleares por sí mismas o por terceros en su territorio.

Para la Cancillería rusa, “es muy lamentable que la dirección de la OEA aproveche su estatus para difundir una información infundada acerca de la política de Rusia en América Latina”.

María Zajárova: Solo enviamos dos aviones a Venezuela y EEUU ya está histérico (vídeo)

“Es inaceptable que una estructura regional tan respetable como la OEA haga declaraciones políticas que buscan objetivamente crear un clima de desconfianza entre Rusia y las naciones de América Latina el Caribe”, subrayó el ente diplomático.

De manera consciente o no, según la Cancillería, la Secretaría General perjudica así una cooperación constructiva que Rusia, en calidad de observador permanente, ha ido fomentando con la OEA a lo largo de las últimas décadas en diversos ámbitos.

Rusia es uno de los 71 países que tienen la condición de observador en la OEA.

Dos bombarderos estratégicos Túpolev Tu-160, un avión pesado de transporte militar Antónov An-124 y un avión de pasajeros Ilyushin Il-62 de la Fuerza Aeroespacial de Rusia aterrizaron el 10 de diciembre en el aeropuerto internacional de Maiquetía, cerca de Caracas.

El vuelo, de más de 10.000 kilómetros, se realizó en estricta consonancia con las normas internacionales del uso del espacio aéreo.

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, declaró el mismo día que Venezuela y Rusia comenzaron operativos combinados con el objetivo de incrementar las medidas de seguridad entre ambos países.

Las aeronaves militares rusas llegaron a Venezuela poco después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se reuniera en Moscú con el mandatario ruso, Vladímir Putin.
Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + 2 =