Por quinta semana consecutiva, miles de los llamados “chalecos amarillos” salieron a las calles en toda Francia para protestar contra el gobierno de Emmanuel Macron.

Por quinta semana consecutiva, miles de los llamados “chalecos amarillos” salieron a las calles en toda Francia para protestar contra el gobierno de Emmanuel Macron.

Según la agencia francesa AFP, 168 manifestantes fueron detenidos mientras más de 66.000 personas se movilizaron en distintas partes del país.

Las protestas se tornaron violentas como ocasiones anteriores y la Policía volvió a utilizar gases lacrimógenos para dispersar a los chalecos amarillos.

Las nuevas protestas se produjeron a pesar de que el Gobierno de Emmanuel Macron dio marcha atrás de su decisión para aumentar el precio de los carburantes y anunció un paquete de medidas como un aumento de 100 euros del salario mínimo, la anulación de un nuevo impuesto para los jubilados con pequeñas pensiones y la exención de impuestos y contribuciones sociales a las horas extraordinarias para calmar a los manifestantes.

El Arco del Triunfo de los “chalecos amarillos”

Los chalecos amarrillos exigen la dimisión de Macron, a quien acusan de beneficiar los intereses de los ricos e ignorar los derechos de la clase media empobrecida.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 1 = 1