La sombra de las elecciones anticipadas acompaña a Pedro Sánchez desde su primer día al frente de la presidencia del Gobierno.

La sombra de las elecciones anticipadas acompaña a Pedro Sánchez desde su primer día al frente de la presidencia del Gobierno.

La oposición se lo recuerda en cada ocasión que puede —el miércoles pasado en el Congreso, Pablo Casado y Albert Rivera lo volvieron a hacer— aludiendo una vez más a aquella frase que pronunció el ahora jefe del Ejecutivo al presentar la moción de censura: “Convocaré elecciones cuanto antes”. Y lo repitió en sede parlamentaria. Desde entonces, sus principales rivales políticos insisten: “Ponga las urnas, no tenga miedo”. La cuestión es que el botón del adelanto electoral depende única y exclusivamente de Sánchez y nadie sabe a ciencia cierta las intenciones que tiene el presidente. Eso sí, el 59,3% de los españoles considera que debe haber elecciones en los próximos meses y rechaza que la legislatura deba agotarse.

Así lo muestra la cuarta oleada del PanelConfidencial, el sondeo trimestral que IMOP Insights elabora para este diario y que en esta ocasión ha contado con 1.036 entrevistas realizadas entre el 10 y el 13 de diciembre, después de las elecciones andaluzas que dieron un vuelco al panorama político. El porcentaje de entrevistados que pide adelantar elecciones ha crecido con respecto a la anterior oleada, la de septiembre, casi cinco puntos. En esa entrega, el 54,5% se mostraba partidario de esta solución. Tres meses después, casi el 60% quiere volver a votar, mientras que el 40,7% se inclina por esperar al final de la legislatura para volver a las urnas.

Es cierto que el interés por que se celebren elecciones correlaciona mucho con la ideología. Sin duda, son los segmentos de la derecha los que claman por que se convoquen cuanto antes. De los electores que afirman haber votado al PP en las últimas generales, el 91,5% pide elecciones ya. En esa línea, el 81,3% de los que apostaron por Ciudadanos también es partidario de que los comicios se convoquen en los próximos meses. En el otro lado de la balanza se encuentran los electores de PSOE y Unidos Podemos, aunque un importante número de ellos considera que las elecciones también deben llegar en los próximos meses. El 38,3% de los socialistas entrevistados en el panel de diciembre así lo muestra, superando incluso a los votantes de Pablo Iglesias, de los que el 37,2% apuesta por volver a votar ya.

Aun así, es cierto que la mayoría de los electores de la izquierda se inclina por esperar a que la legislatura termine. El 61,7% de los que aseguran haber votado al PSOE en 2016 y el 62,6% de los de Unidos Podemos defienden esta postura. En el caso de los que manifiestan abiertamente querer votar a Vox en las próximas elecciones que se celebren, el 89,4% quiere comicios ya y solo el 10,6% prefiere terminar la legislatura.

“Estamos trabajando en una reunión entre Sánchez y Torra”

La debilidad del Gobierno de Sánchez siempre ha estado encima de la mesa. El primer Ejecutivo respaldado por un partido que cuenta con 84 diputados y que necesitó el apoyo de las fuerzas independentistas para sacar a Rajoy del Palacio de la Moncloa en la primera moción de censura que ha prosperado en España. Las dificultades que el Ejecutivo está experimentando para sacar adelante sus Presupuestos Generales son otra prueba de ello. Necesita el respaldo de todas las fuerzas que apoyaron la moción y, por ahora, tan solo estaría en disposición de amarrar el compromiso de Unidos Podemos. Los separatistas continúan su batalla por el ‘procés’ y, al menos hasta el momento, no han dado muestras de querer llegar a un acuerdo con los socialistas.

El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

Las elecciones andaluzas juegan también un rol importante en la estrategia del presidente de cara a unas nuevas generales. Si antes del 2-D se daba por supuesto que Sánchez podría decantarse por un adelanto realativamente inmediato en caso de que Susana Díaz cosechara un buen resultado —incluso para el mes de marzo—, la nueva realidad política andaluza alejó una vez más las altas probabilidades de que Sánchez pudiera dar el paso. Al contrario. La lectura inmediata fue que convocar para dentro de tres meses podría trasladar el resultado de Andalucía al panorama nacional con las fuerzas de la derecha sumando.

Tampoco está ya claro que el jefe del Ejecutivo tenga en mente alargar todo lo posible la legislatura. En sectores socialistas consideran que la irrupción de Vox también podría dar pie a una fuerte movilización de la izquierda para responder al movimiento incipiente de la extrema derecha. Además, la cercanía de las elecciones autonómicas, municipales y europeas de mayo ha devuelto a las quinielas un posible superdomingo electoral, que añadiría una nueva urna a la cita: la de las generales. La otra opción —que nunca ha desaparecido— sería la de otoño de 2019: un adelanto más técnico y una fecha probable si el Gobierno tropieza y no puede sacar adelante las cuentas públicas de 2018.

Pesimismo generalizado

Por otro lado, el clima general que muestra la cuarta y última oleada del panel es una sensación pesimista para el próximo año. El 68,7% de los encuestados así lo manifiesta frente el 27,5% que se reconoce optimista. Los votantes del PP, Unidos Podemos y Ciudadanos son los que más negro ven el panorama futuro: el 69% de los primeros y los segundos confiesa esa postura, igual que el 66,8% de los fieles a Rivera. Como es lógico, los que muestran más ilusión con el próximo año son los electores socialistas: un 36,8% se dice optimista. En cuanto a los entrevistados que aseguran querer votar a Vox en las próximas elecciones generales, el 73,4% no se decanta: no ve la evolución del país en 2019 ni optimista ni pesimista.

Ficha técnica

Universo: personas de 18 años y más residentes en el territorio nacional peninsular, Baleares y Canarias.

Tamaño muestral: 1.036 entrevistas.

Diseño muestral: estudio panel a través de encuestas telefónicas a fijos y a móviles.

Técnica de entrevista: telefónica asistida por ordenador mediante el sistema CATI. Un 35% de las entrevistas se realizó a individuos localizados a través de teléfono móvil.

Equilibraje: con el fin de minimizar posibles errores de campo y ajustar los datos al universo, el fichero se ha sometido a un equilibraje a partir de las siguientes matrices: sexo x edad; tamaño de municipio x CCAA; sexo x edad x CCAA y equipamiento telefónico en el hogar.

Margen de error de muestreo: ±3,1 puntos porcentuales para p=q=50 % y nivel de significación del 95%, siempre en el supuesto de un muestreo aleatorio simple.

Fechas de campo: del 10 al 13 de diciembre de 2018.

Instituto responsable de la investigaciónIMOP Insights, SA.

IMOP se acoge al código internacional CCI-Esomar para la práctica de la investigación social y de mercados. IMOP cumple con los requisitos establecidos en la norma UNE-ISO 20252.

Compartir: