Aunque Secretaria de Gobernación de México aseguró que el “problema de Caravana Migrante ya no es un problema”, Latinos siguen esperando por asilo en EE.UU.

Aunque la Secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, aseguró que el “problema de la Caravana Migrante ya no es un problema”, en Ciudad Juárez, Chihuahua, siguen esperando por asilo en los Estados Unidos, cientos de niños y adultos centroamericanos, en condiciones paupérrimas.

MSNBC dio a conocer que un grupo de migrantes está siendo marcado con números en los brazos para poder mantener un registro de ellos en territorio mexicano. Esta escena rememora los momentos más cruentos del Holocausto, cuando miles de personas fueron marcadas en los campos de concentración.

El gobierno de los Estados Unidos ha impedido que migrantes centroamericanos que solicitan asilo esperen por una audiencia con un juez en su territorio. Representantes demócratas han asegurado que se trata de una violación de las leyes vigentes en la Unión Americana en la materia.

De acuerdo con el periodista Cal Perry, el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dispuso un operativo en el cruce fronterizo de Ciudad Juárez con El Paso, Texas, para impedir que las personas que buscan refugio ingresen a su territorio y simplemente los regresan al lado mexicano.

migrantes
Marcan a migrantes con números. (Foto: Especial) 

Es en la Casa del Migrante, asociación no gubernamental que brinda asistencia a los migrantes en México, donde los voluntarios están marcando con un número a niños, mujeres y hombres por igual, para poder registrarlos y atenderlos.

“Este es un lugar donde recibimos a migrantes de todo el mundo y son tratados con respeto“, dijo el padre Javier Calvillo, encargado del albergue que recibe hasta a 250 personas por noche.

El representante texano, Beto O’Rourke, se dio cita en la Casa del Migrante para constatar las circunstancias en la que miles de personas están esperando con la esperanza de recibir refugio.

“Somos el país más exitoso en la Tierra precisamente porque damos refugio y recibimos a quien lo necesita, si perdemos eso, perdemos todo”, expresó.

VÍDEO: Lanzan niños migrantes desde muro de 5 metros en EEUU

Los niños, el rostro de la crisis migrante

Jakelin Caal Maquin, una niña guatemalteca de siete años que murió bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza, se ha convertido en símbolo de la vulnerarbilidad de los menores en la contingencia.

La pequeña viajó hasta la frontera acompañada de su padre, una vez en territorio estadounidense fueron aprehendidos e ingresados a un centro de detención en Nuevo México.

Según reportes oficiales, Jakelin murió por una sepsis, aunque preliminarmente los medios de comunicación estadounidenses informaron que fue deshidratación severa la causa del deceso.

Una comisión de representantes demócratas viajará a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza para indagar sobre el incidente, aunque la agencia ha determinado que no podrán entrevistar a los agentes que custodiaron a Jakelin.

Jakeline Caal
Jakeline Caal murió bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza. (Foto: Especial)

Aunque la política de separación de familias de la administración Trump fue desestimada por orden de un juez federal hace uno meses, en Tornillo, Texas, sigue habilitado un albergue de tiendas de campaña para más de 2,800 niños migrantes que llegaron sin la compañía de un adulto.

Con el precedente inmediato de la muerte de la niña centoramericana, la atención está puesta en los cuidados que reciben los menores a cargo de las autoridades estadounidenses.

“El albergue está bien, es decir hay refugio, comida, calor, pero veamos la pintura completa, tienes a esos miles de niños en una prisión de niños… si la administración Trump hiciera el papeleo adecuado, en cinco días esos niños podrían estar en una casa hogar temporal“, relató el senador demócrata, Jeff Merkle, luego de visitar el refugio improvisado.

Para Merkle, la administración federal está retrasando deliberadamente los procesos de trámite de solicitud de refugio y de búsqueda de colocación de los niños en una casa hogar.

Seguridad Interior ha declarado en un comunicado que están al máximo de sus capacidades y no pueden procesar miles de solicitudes a la vez.

El Departamento de Seguridad Nacional ha contabilizado este 2018, 49,000 niños no acompañados que llegaron hasta territorio estadounidense.

Compartir: