El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. acusó a Riad de ayudar al ciudadano saudí Abdulrahman Sameer Noorah, quien está acusado de matar a un adolescente en Oregón, a regresar a su país de origen en 2017

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. acusó a Riad de ayudar al ciudadano saudí Abdulrahman Sameer Noorah, quien está acusado de matar a un adolescente en Oregón, a regresar a su país de origen en 2017, semanas antes de su juicio, según The Oregonian.

Según Al Masdar News, citando a The Oregonian, el Gobierno saudí habría emitido un pasaporte ilícito de Noorah, probablemente con un nombre diferente, y que huyó a bordo de un avión privado.

The Oregonian también se refirió al consulado saudí, que aparentemente ayudó a Noorah a pagar su fianza de $ 100,000 para contribuir a su liberación.

Este verano, según informes, Riad le dijo a Seguridad Nacional que Noorah había regresado a Arabia Saudí en junio de 2017, pero se negó a proporcionar detalles adicionales.

“Vamos a hacer todo lo que podamos para recuperarlo”, dijo Eric Wahlstrom, un oficial de la policía de Estados Unidos en Oregón.

Chris Larsen, el abogado de la familia de la víctima describió la información de que el Gobierno saudí pudo haber ayudado a Noorah a escapar de los Estados Unidos.

“Plantea la pregunta: ¿por qué el Gobierno saudí no respeta nuestro sistema de justicia? Es reprensible “, subrayó Chris Larsen.

Noorah, de 23 años, está acusada de matar a Fallon Smart, de 15 años, en Portland, Oregón, en agosto de 2016. El incidente fatal ocurrió cuando, según informes, el hombre aceleraba su Lexus a través de un cruce de hasta 60 mph (96 km / h).

Jashoggi intentaba publicar detalles del uso de armas químicas por Arabia Saudí

El caso de Noorah se produce después de que el Senado de los Estados Unidos acusara al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, por ordenar el asesinato del periodista saudí Yamal Jashoggi. El 2 de octubre, Jashoggi desapareció después de ingresar al consulado de Arabia Saudí en Estambul, Turquía.

El 26 de octubre, el fiscal general saudí reconoció que el asesinato del periodista fue premeditado. Sin embargo, Riad sostiene que el asesinato no tuvo nada que ver con la familia real saudí, describiéndolo como una operación deshonesta.

Compartir: