El objetivo del presidente de EE.UU. de retirar sus tropas de Siria y Afganistán es enfocarse en la amenaza que supone China, opina un exasesor de Trump.

El objetivo del presidente de EE.UU. de retirar sus tropas de Siria y Afganistán es enfocarse en la amenaza que supone China, opina un exasesor de Trump.

“(El presidente de EE.UU., Donald) Trump estaba en busca de concentrarse en la competencia económica y geopolítica con China al poner fin a estas campañas militares. Trump considera a China como la mayor amenaza para EE.UU.”, reiteró el exestratega ultraderechista de la Casa Blanca, Steve Bannon.

En su análisis, citado el jueves por el diario estadounidense The New York Times (NYT), explica que la decisión del magnate neoyorquino no significa un regreso al aislacionismo sino, es alejarse de la mentalidad expedicionaria humanitaria de los internacionalistas.

Bannon prosigue que el sistema político de EE.UU. se resistía a esta decisión que Trump tenía, hasta que por fin, él mismo lo hizo. “No es bonito, pero al menos se hizo”, dijo Bannon, quien se enfrentó a los generales estadounidenses por la presencia de EE.UU. en Afganistán, cuando se desempeñaba como el estratega jefe de Trump en 2017.

Algunos analistas y teóricos norteamericanos creen que la medida puede ser una oportunidad para que EE.UU. se retire también de otro conflicto. A su juicio, el anuncio obligará a Estados Unidos a repensar los compromisos militares a largo plazo que cuentan con poco apoyo público y ya no son efectivos.

Un exgeneral de EEUU advierte de posible “guerra con China dentro de 15 años”

Sin embargo, la decisión de Trump ha levantado críticas por parte de varias autoridades estadounidenses. El senador Lindsey Graham advirtió que el fin de la presencia militar de EE.UU. puede significar una “victoria” para Irán, Rusia y el presidente sirio, Bashar al-Asad.

Asimismo, provocó la renuncia del enviado especial de EE.UU. para la llamada coalición anti-EIIL, Brett McGurk, y según afirman medios locales, la renuncia del saliente secretario de Estado, James Mattis, por discrepancias ante dicha inesperada decisión.

Los aliados europeos de EE.UU., por otra parte, han criticado esta política. Francia dijo que mantendrá su presencia militar en Siria, a pesar de la decisión de Washington, a la que calificó de “extremadamente dura”, ya que, según París, la lucha contra el grupo terrorista ISIS (Daesh, en árabe) “no se ha terminado”.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 5 = 4