Los medios turcos han difundido un vídeo en el que se ve cómo los agentes del consulado saudí en Estambul supuestamente trasladan los restos del cuerpo del periodista Yamal Jashoggi en unas bolsas negras.

Los medios turcos han difundido un vídeo en el que se ve cómo los agentes del consulado saudí en Estambul supuestamente trasladan los restos del cuerpo del periodista Yamal Jashoggi en unas bolsas negras.

En el vídeo, grabado el pasado 2 de octubre y publicado el domingo por la televisión turca A Haber, se ve a un grupo de hombres que llega en coche a la residencia del cónsul general saudí en Estambul (Turquía), Muhamad al-Otaibi, alrededor de las 21:00 (hora local) y descarga una serie de bolsas negras.

El vídeo fue revelado por Ferhat Unlu, periodista de la unidad de investigación del diario local Daily Sabah, y transmitido por el canal turco Al Haber. Unlu mantiene estrechos vínculos con la inteligencia turca y anteriormente ya había realizado filtraciones sobre el asesinato del periodista saudí Jamal Jashoggi.

Las bolsas nunca se volvieron a ver en la grabación ni se sacaron de la residencia del cónsul general saudí.

En un libro publicado recientemente sobre el asesinato de Jashoggi, el periodista Unlu explica que Arabia Saudí no permitió que las autoridades locales registraran adecuadamente el pozo de la casa del cónsul, donde se hallaron restos de ácido fluorhídrico y otras sustancias químicas.

Últimas palabras de Jashoggi antes de ser asesinado

El diario turco Yeni Safak considera “impresionante” la reciente grabación y piensa que puede cambiar el curso de las investigaciones para esclarecer la verdad sobre el crimen y encontrar el cuerpo de Jashoggi, asesinado el 2 de octubre.

La Inteligencia turca divulgó una serie de pruebas y grabaciones de audio que demostraban que el activista crítico de los Al Saud (la familia real que rige Arabia Saudí) fue asesinado y descuartizado por 15 agentes saudíes, algunos cercanos al príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman.

Riad en un principio negó la muerte de Jashoggi. Al poco, debido a la a creciente presión internacional admitió que había muerto en “una pelea” dentro del consulado; luego, que fue víctima de “una operación no autorizada”, y, finalmente, reconoció que el columnista fue drogado y descuartizado, aunque intentó eximir de toda responsabilidad al monarca de facto del país.

Compartir: