En declaraciones sorprendentes, dos autoridades ultraderechistas de Italia apoyaron al movimiento de los chalecos amarrillos y desearon la salida del poder del presidente galo, Emmanuel Macron.

En declaraciones sorprendentes, dos autoridades ultraderechistas de Italia apoyaron al movimiento de los chalecos amarillos y desearon la salida del poder del presidente galo, Emmanuel Macron.

“Aporto todo el apoyo posible a los franceses que, de manera educada y respetuosa, dicen a su presidente -que no piensa en los intereses del pueblo francés- que cuanto antes se vaya a su casa, mejor, aunque cualquier episodio de violencia debe ser condenado, sin condiciones”, dio el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, citado por Euronews.

Por su parte, el vice primer ministro y líder del populista Movimiento Cinco Estrellas, Luiggi Di Maio,  “en Francia, como en Italia, la política se ha vuelto sorda a las necesidades de los ciudadanos, alejada de las decisiones más importantes que conciernen al pueblo, el grito que se eleva alto y fuerte en las plazas de Francia es uno solo: “¡Participa!”.

Di Maio instó a los chalecos amarillos a no ceder ante el gobierno y a seguir protestando para conseguir sus reclamos.

Francia prepara una ley más severa contra “chalecos amarillos”

Francia no dejó sin respuesta esos comentarios. Nathalie Loiseau, ministra de asuntos europeos de Francia indicó en un tuit: “Francia se abstiene de dar lecciones a Italia. Salvini y Di Maio deberían primero poner en orden su propia casa”.

El sábado, por octava semana consecutiva, más de 50.000 de los chalecos amarillos salieron a las calles en distintas ciudades del país para protestar contra las políticas económicas y sociales de Macron, a quien exigen dimitir.

Compartir: