La policía militar de las Fuerzas Armadas de Rusia comenzó a patrullar el territorio de la ciudad siria de Manbij, cerca de la frontera con Turquía.

La policía militar de las Fuerzas Armadas de Rusia comenzó a patrullar el territorio de la ciudad de Manbij, en la provincia siria de Alepo, cerca de la frontera con Turquía.

“Hoy comenzó el patrullaje de la zona de seguridad en la localidad de Manbij y sus alrededores; la tarea es garantizar la seguridad en el área de responsabilidad, controlar la situación y la circulación de las formaciones armadas”, dijo el portavoz de la policía, Yusup Mamátov, según Sputnik.

Agregó que residentes locales informan a la policía sobre depósitos de armas y proyectiles sin explotar que permanecieron allí desde que el territorio fue ocupado por los combatientes.

A finales de diciembre, el Ejército sirio entró en Manbij, controlado antes por las milicias kurdas de las YPG, e izó la bandera nacional en la ciudad.

Poco antes las YPG anunciaron que abandonaban Manbij por las amenazas de Turquía de invadirla, y llamaron a tropas gubernamentales sirias a tomar el control sobre la ciudad.

A principios de enero, se informó de que unos 400 milicianos kurdos de las YPG abandonaron Manbij, según lo pactado con Damasco, y se dirigieron a la orilla oriental del río Éufrates.

Turquía sigue desplegando tanques en la frontera con Siria

Según declaraciones del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Ankara estaba preparada para lanzar una ofensiva al este del Éufrates y en la zona siria de Manbij contra las fuerzas kurdas, si EEUU, su principal aliado, no las retiraba de allí.

Para Turquía, las YPG son un brazo armado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), proscrito en el país como organización terrorista.

Compartir: