Dos aviones de guerra Su-34 rusos han chocado durante una operación aérea que realizaban con otros aviones de combate en el este de Rusia.

Dos aviones de guerra Su-34 rusos han chocado durante una operación aérea que realizaban con otros aviones de combate en el este de Rusia.

El Ministerio de Defensa ruso ha confirmado la colisión ocurrida sobre el estrecho de Tartaria en la región de Jabárovsk. Los pilotos han logrado eyectarse de los dos cazabombarderos que volaban sin municiones.

“El 18 de enero, a las 8.07 hora Moscú (5.07 GMT), dos aviones Su-34 del Grupo de Fuerza Aérea y Defensa Aérea del Lejano Oriente que realizaban un vuelo de entrenamiento rutinario sobre el mar del Japón (mar del Este) rozaron uno al otro en el aire mientras estaban ejecutando una maniobra a 35 kilómetros de la costa”, ha comunicado la Cartera rusa, según TASS.

Los medios locales han informado la localización de uno de los pilotos durante la operación de búsqueda y rescate que según el Ministerio de Defensa de Rusia sigue llevando a cabo en malas condiciones climáticas.

VÍDEO: La muerte supersónica de un Su-34 ruso reduce a cenizas a ‘buque enemigo’

El Su-34  —apodado ‘el patito infernal’ por su potencia de combate y la forma de su parte delantera—, está bien equipado y se considera uno de los aviones más potentes por sus capacidades de neutralización electrónica.

El radar instalado en el Su-34 es capaz de detectar objetivos terrestres a una distancia de 250 kilómetros y blancos aéreos a una distancia de hasta 90 kilómetros. Su sistema de control de fuego mantiene 10 objetivos en la mirilla de manera simultánea, lanzando ataques contra los cuatro principales de ellos.

Compartir: