La congresista demócrata, Tulsi Gabbard, se negó a ceder a sus opiniones anti-guerra y a disculparse por haber reunido con el presidente sirio, Bashar al-Asad, en 2017.

La congresista demócrata, Tulsi Gabbard, se negó a ceder a sus opiniones anti-guerra y a disculparse por haber reunido con el presidente sirio, Bashar al-Asad, en 2017.

Gabbard fue criticada por los principales medios de comunicación estadounidenses, así como por el establecimiento político, tanto los demócratas como republicanos, debido a un viaje privado de investigación a Siria en enero de 2017, cuando visitó la ciudad de Alepo y se reunió con el presidente Bashar Al-Asad.

La veterana de Irak fue catalogada como “apologista de Al-Asad” y “títere de Putin”, apodos que han resurgido después de que ella anunció a principios de enero su intención seria para presentarse en las próximas elecciones presidenciales de EE.UU.

No obstante, en lugar de retirar de sus puntos de vista antiguerra, para obtener más apoyo general, la representante de EE.UU. para el segundo distrito del Congreso de Hawái le dijo el domingo al presentador de CNN, que no se arrepiente de su decisión de haber tenido una cara a cara con el presidente sirio.

Estados europeos podrían no asistir a la cumbre anti-iraní de Trump en Polonia

“Independientemente de lo que pienses sobre el presidente Al-Asad, el hecho es que él es el presidente de Siria. Para que se logre cualquier acuerdo de paz, para que exista la posibilidad de que se logre un acuerdo de paz viable, tiene que haber una conversación con él”, dijo la política y agregó que, como veterana del Ejército de Estados Unidos, comprende muy bien el costo de las aventuras militares.

“Si tomamos en serio la búsqueda de la paz y la seguridad de nuestro país, es necesario para cualquier líder estadounidense estar dispuesto a reunirse con otros, ya sean amigos, adversarios o adversarios potenciales”, agregó Gabbard refiriéndose a la próxima reunión de Trump con el líder norcoreano, Kim Jong-un, a celebrarse en febrero en Vietnam, informó NDTV.

A su regreso de Siria, Gabbard fue castigada por sus compañeros demócratas y republicanos por acercarse al Gobierno sirio, que muchos lo califican de una dictadura que debe ser caído. La congresista sostuvo que el viaje le dio “una mayor voluntad de poner fin a la guerra ilegal para derrocar al Gobierno de Damasco”.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 33 = 35