La Unión Europea (UE) agregó a Arabia Saudí a la lista de “financiación del terrorismo” y lo calificó como una amenaza para el bloque europeo.

La Unión Europea (UE) agregó a Arabia Saudí a la lista de “financiación del terrorismo” y lo calificó como una amenaza para el bloque europeo.

Según informó ayer viernes la agencia británica de noticias Reuters, la Comisión Europea (CE) agregó el país árabe a la lista de países que representan una amenaza para el bloque europeo por sus controles laxos contra el “financiamiento del terrorismo” y también el “lavado de dinero”.

Esta acción se produce en medio de la mayor presión internacional sobre Arabia Saudí tras el asesinato del periodista opositor saudí, Jamal Khashoggi, quien entró el pasado 2 de octubre al consulado saudí en Estambul pero nunca salió; y en este sentido, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) considera que Riad es responsable de su ejecución extrajudicial.

La medida tomada por la UE se considera como un revés para Arabia Saudí, cuando este país se esfuerza por reforzar su reputación internacional con el motivo de alentar a los inversores extranjeros a participar en un gran plan de transformación y mejorar los lazos financieros de sus bancos.

La decisión provisional tomada por la UE tiene que ser respaldada por los 28 Estados del bloque antes de ser adoptada formalmente la próxima semana.

De acuerdo con la reglamentación de la UE, los países incluidos en la lista mencionada “tienen deficiencias estratégicas en su lucha contra el lavado de dinero y contrarrestan la financiación de los regímenes de terrorismo que representan amenazas importantes para el sistema financiero de la Unión”.

Arabia Saudí utiliza a niños de Darfur en la guerra contra Yemen

El asesinato de Khashoggi, quien fue columnista del diario estadounidense The Washington Post, y la cambiante narrativa del reino saudí acerca de su muerte, han provocado varias críticas contra Riad y dañado la imagen del país árabe en el mundo.

La muerte del periodista opositor saudí aunque no es la peor obra protagonizada por Arabia Saudí, liderada por el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, ha sido el primer caso que ha tenido eco internacional. Hay que recordar que Bin Salman también es responsable de la agresión saudí a Yemen y del secuestro en 2017 del primer ministro libanés, Saad Hariri, de los cuales nunca se le ha exigido que rinda cuentas.

Compartir: